Festival de Ancón, 1971
Festival de Ancón, 1971

En 1971, miles de hippies llenaron un parque de La Estrella en un festival controversial que fue denominado ‘el Woodstock colombiano’. La alcaldía del municipio prepara una conmemoración del evento.

PUBLICADO 18 DE JUNIO 2021

Fue en pleno auge de la guerra fría, en la que el mundo atravesaba tensionantes divisiones sociales y bélicas, cuando movimientos estudiantiles se hicieron escuchar en una revolución contracultural. Muchos jóvenes estadounidenses que no estaban dispuestos a seguir el patrón del sistema norteamericano y enfilarse hacia la guerra, encarnaron una figura de rebeldía juvenil que le dio vida al movimiento hippie y a un concepto de paz y amor que traía consigo un estilo de vida anticonsumista, de revolución sexual, amor libre y consumo de drogas alucinógenas.

El rock fue entonces, la bandera de esta nueva identidad juvenil que creó nuevos espacios de socialización, bailes, vestuarios, peinados y lenguajes, y que también produjo un profundo rechazo por parte de sectores conservadores que veían en esta rebeldía una amenaza a los valores de la época perpetrados por la Iglesia, la familia y la educación tradicional.

El famoso Festival de Woodstock, celebrado en 1969 en Estados Unidos, fue la consolidación de la contracultura, no solo en el país norteamericano, sino en muchos lugares del mundo. Colombia no fue la excepción.

Festival de Ancón, el “Woodstock colombiano”

Festival de Ancón, 1971
Festival de Ancón, 1971

Carolo González Maya “Carolo”, reconocido hippie antioqueño e integrante del movimiento nadaísta de Medellín, se encontraba en las playas de San Andrés bajo los efectos alucinógenos del LSD cuando imaginó un festival de rock que encarnara toda la identidad que envolvía al movimiento hippie. Fue así cómo surgió la idea del Festival de Ancón que se convertiría en referente histórico cultural de toda Colombia.

En una región recatada e históricamente conservadora como lo es el departamento antioqueño, se llevó a cabo este evento desenfrenado en la Estrella a pesar de los reproches de muchos que solo veían pecado y malas conductas en este espacio que reunió a jóvenes que iban en contra de lo que la sociedad tradicional pregonaba.

«Ancón le rompió la virginidad a Medellín, con Ancón cambiamos todas las estructuras de esta sociedad y cambiamos la camándula con la que nos azotaban por un bastón que nos puso alas de libertad», afirmó ‘carolo’, organizador del evento.

Rápidamente se agotaron las boletas de entrada que en aquel tiempo costaron 13 pesos con 20 centavos, pero el sold out no detuvo la expectativa de miles de personas que no querían quedarse por fuera, lo que llevó a que el evento terminara siendo gratuito y con muchos colados que se atrevieron a atravesar el río Medellín nadando para no perderse de este suceso.

Festival de Ancón, 1971
Festival de Ancón, 1971

Entre melenas y vestuarios extravagantes, con instrumentos y drogas en mano y bajo el lema “Es cuestión de fe y nos unimos todos con la música”, se dio inicio al festival de catarsis el 18 de junio, con una multitud de jóvenes de diferentes partes del país que vivieron por tres días la representación antisistémica en la que la libertad fue el mandato.

En los videos que perduran del evento se puede apreciar a la multitud unida bajo los sonidos rockeros, el descontrol, el amor libre, las sustancias compartidas, los atrevidos que se tiraban al río, los que vivieron el evento desnudos y las múltiples carpas y estaderos improvisados donde descansaban de sus viajes psicodélicos durante los tres días que duró el evento.

Desde el inicio, el acontecimiento tuvo el visto bueno del entonces alcalde de Medellín, Álvaro Villegas, quien de hecho inauguró el festival. La situación llevó a que este fuera destituido luego de acusaciones por parte de la Iglesia Católica que calificaron el Festival de Ancón como impuro e inmoral. Una de las críticas más fuertes llegó por parte del cura Fernando Gómez Mejía en el programa de radio La Hora Católica:

“El alcalde autorizó a los millares de hippies a que nos invadieran con una arrolladora avenida de fango putrefacto (…) para que invitaran a los niños a ser maleducados, ruines, perversos y para que incitaran a la juventud a embrutecerse en el mundo del amor libre y de los estupefacientes destructores y enervantes. La insólita conducta del Alcalde lo priva de toda autoridad moral y cívica para continuar rigiendo los destinos de Medellín, la ciudad culta, honorable y digna, espera su renuncia”, declaró el cura finalizado el evento.

Ya desde los días previos, bajo la amenaza de pecado mortal, la iglesia y sectores conservadores de la ciudad prohibieron a las personas asistir al evento, situación que solo aumentaba la expectativa y la curiosidad de muchos.

“Como la gente no era tan mala, la mínima oportunidad de pecar la aprovechaban, y el pecado mortal era una oferta muy tentadora”, manifestó ‘Carolo’.

Contra todo pronóstico, la fiesta que rompió estrictos paradigmas de la propia sociedad conservadora de Antioquia, se desarrolló hasta el final y terminó marcando un hito en la historia del rock y la contracultura en el país. A día de hoy, sigue siendo recordada y homenajeada como uno de los momentos históricos más importantes de la cultura y la música en Colombia.

La Estrella conmemora los 50 años de Ancón 71

Por sus 50 años, la Alcaldía de la Estrella prepara una conmemoración de Ancón 71 para enaltecer la memoria histórica de uno de los eventos más importantes del municipio.

Este viernes 18 de junio se vivirá la proyección de un documental del evento a las 4:00 p. m. y un conversatorio con “Carolo”, organizador de Ancón, a las 5:00 p. m. El sábado 19 de junio a partir de las 5:00 p. m., los siderenses y demás personas que quieran conmemorar el evento, podrán disfrutar de un homenaje musical con bandas amigas. Toda la programación se llevará a cabo en la Sede de la Subsecretaría de Ciudadanía Cultural, al frente de la Manuela Beltrán.