Sorpresa. Eso es lo que ha generado la decisión del sacerdote de la parroquia de Santa Ana en Sabaneta tras permitir que al menos 30 feligreses asistieran este domingo a la eucaristía. Algunos aplaudieron la medida, otros la cuestionaron.

MAYO 18| 2020

Las puertas del templo principal de Sabaneta se abrieron luego de 60 días de permanecer cerradas por cuenta de la contingencia por el coronavirus. Un grupo de por lo menos 30 feligreses ingresaron para la celebración de la misa dominical en el santuario de María Auxiliadora.

La eucaristía fue precedida por el sacerdote en compañía de dos sacristanes y de otras dos personas que transmitían la liturgia. Pero al parque principal del municipio, que por estos días permanecía vacío, también llegó un puñado de creyentes.

“Esto es un regalo de la misericordia de Dios”, le dijo una de las habitantes del municipio a Noticias Telemedellín luego de salir de misa. Otros en cambio cuestionaron la decisión por el riesgo que implica las reuniones en espacios cerrados. “No estoy de acuerdo porque adentro hay riesgo, es mejor acá afuera”, dijo otro de los asistentes.

Aunque en cada una de las bancas se ubicaron dos personas, las ceremonias religiosas aún no están permitidas. Pero a la misa no llegaron las autoridades locales y desde la Arquidiócesis de Medellín aclararon que la prohibición sigue vigente.

Aunque buscamos el pronunciamiento de la Alcaldía de Sabaneta, hasta ahora CIUDAD SUR no ha recibido respuesta.

Foto: Captura de video