Las cifras de accidentalidad en la Avenida Regional mantienen en alerta a las autoridades, específicamente a la altura de La Ayurá. En esta importante vía, solo en jurisdicción de Envigado, durante el primer semestre del año pasado murieron siete personas y en lo que va corrido de este año han ocurrido 244 accidentes, los cuales han dejado 73 personas heridas y tres muertas, mientras que los otros 168 casos solo causaron daños materiales.

Por ello la Secretaría de Movilidad de ese municipio instaló elementos de prevención y señalización para conductores, peatones, ciclistas y, en especial, para los buseros, quienes ocasionan el mayor número de accidentes en este punto.

Y es que el tramo de la Avenida Regional a la altura de  la estación del Metro Ayurá se convirtió en un constante trancón y punto crítico de accidentalidad debido a los buses y busetas que cruzan desde el carril izquierdo para recoger o dejar pasajeros al lado derecho de la vía.

Por tal motivo, en este sector, entre las calles 26 sur y 19 sur, se instalaron tachas reflectivas para demarcar los tres carriles de la vía y el acceso a la estación de Metro. A partir de la fecha, los carriles izquierdo y central estarán destinados para vehículos livianos y motos, mientras que el carril derecho estará será exclusivo para vehículos de carga y de servicio público.

“Todos debemos tener un compromiso por la vida. Hicimos una puesta en escena con cruces blancas simulando un cementerio para llamar la atención de los conductores. Pero también firmamos un pacto por la seguridad vial con los empresarios y vamos a avanzar con las campañas con los ciclistas y motociclistas”, explicó Sara Cuervo, secretaria de Movilidad de Envigado.

Dicha dependencia también instaló señales preventivas para los ciclistas, en las que se invita a los biciusuarios a tomar rutas alternas y no circular por este sector de tanto tráfico vehicular. Además ubicó señales para los buseros, las cuales prohíben recoger y dejar pasajeros sobre el carril derecho.

En lo que va corrido del año ocho personas han perdido la vida en las vías de Envigado y aunque la cifra es menor a la del año pasado, las campañas buscan reducirla a cero.