La Procuraduría General de la Nación sancionó con destitución e inhabilidad general de once años para asumir cargos públicos a Gustavo Adolfo Ochoa Alzate, quien fue subdirector Administrativo de la E.S.E. Hospital San Vicente de Paul de Caldas, entre mayo y noviembre de 2014, por haber ejercido encontrándose inhabilitado por estar incurso en responsabilidad fiscal.

La Procuraduría Regional de Antioquia en fallo de primera instancia sancionó a Ochoa Alzate porque incurrió en falta disciplinaria, al posesionarse y ejercer, “teniendo la obligación legal de informar inmediatamente su inhabilidad, y por el contrario guardó silencio y continuó actuando como funcionario público”, de acuerdo con el fallo de responsabilidad fiscal emitido en su contra por la Contraloría General de Antioquia, por la suma de $72.329.647”.

El ente de control calificó la falta de Ochoa Alzate como gravísima a título de dolo, de acuerdo con el artículo 38 numeral 4 parágrafo 1 de la Ley 734 de 2002: “Quien haya sido declarado responsable fiscalmente será inhábil para el ejercicio de cargos públicos y para contratar con el Estado durante los cinco (5) años siguientes a la ejecutoria del fallo correspondiente….”.

Ochoa Alzate podrá apelar la decisión ante la Procuraduría Delegada para la Vigilancia Administrativa.