Tras cinco semanas de investigación, luego de las fallas eléctricas que obligaron a suspender el servicio en cinco ocasiones durante febrero y marzo, expertos de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) determinaron que los sobrevoltajes en las catenerias provocaron dichas fallas. La investigación continuará por cinco semanas más.

Aunque aún no confirman qué generó los sobrevoltajes, el equipo de expertos de la UPB, conformado por docentes con doctorado y magíster de esta universidad y expertos internacionales, cree que las posibles causas son los cambios en la red externa de alimentación del Metro, los cambios en el entorno y la alta cantidad de descargas atmosféricas que se presentan en la ciudad las cuales, debido a cambios climáticos, han aumentado en los últimos años.

Por ahora, el Metro ha puesto en marcha varias acciones preventivas como la inspección constante de la catenaria, el monitoreo con cámaras termográficas y modificó el funcionamiento de los pararrayos en las zonas afectadas, mientras espera que en cinco semanas los expertos entreguen el resultado final de la investigación.