Los católicos estaban a la espera de la noticia, pero guardaban la fe de que no se confirmara. La Arquidiócesis de Medellín anunció que la Semana Mayor se realizará sin las tradicionales procesiones, como precaución para contener el coronavirus.

El anunció lo hizo el arzobispo Ricardo Tobón, quien además dio a conocer otras medidas para «proteger los fieles» e hizo un llamado a no caer en el pánico y a atender las recomendaciones de las autoridades.

Las ceremonias del triduo pascual, es decir la última cena, pasión y muerte, y vigilia pascual, se celebrará en cada parroquia a puerta cerrada, con pocos fieles y por medios de comunicación locales o virtuales.

OTRAS MEDIDAS

Las iglesias de la arquidiócesis celebrará una sola misa por día y será a puerta cerrada mientras pasa la emergencia. “Se celebran por las intenciones de todos, con un pequeño grupo de personas que cada párroco determinará y sin superar de ninguna manera el número permitido por las autoridades”, explicó Tobón.

Por su parte los matrimonios y exequias también se celebrarán a puerta cerrada, con número reducido de asistentes y sin la presencia de personas mayores de 70 años. Las confesiones se realizarán en espacios abiertos del templo y solo se llevará comunión a los enfermos graves.