Durante las celebraciones religiosas algunos feligreses sacan de su dieta a las carnes rojas y aumentan el consumo de pescado y mariscos. Atentos a estas recomendaciones para evitar intoxicaciones y problemas de salud.

MARZO 29| 2021

Aunque las carnes blancas como el pescado son muy benéficas para la salud por su alto contenido en vitaminas, es fundamental conservar la cadena de frío, almacenarlo adecuadamente y comprarlo fresco para que se consumo no sea contraproducente.

El pescado puede descomponerse rápidamente, por eso es importante garantizar una compra, conserva y preparación segura, especialmente durante la Semana Mayor, en el que la oferta y la demanda de este producto aumenta considerablemente.

Tome nota de estas recomendaciones para que pueda disfrutar de un buen plato de comida de mar durante esta temporada:

Durante la compra:

  • Verifique su aspecto: que no tengan manchas, ojos claros y brillantes, escamas brillantes, agallas de color rojo, carne elástica pero firme.
  • Compre en establecimientos de comercio reconocidos o de confianza, donde ya hayas hecho compras previas. También puedes pedir recomendaciones.
  • Compre pescado congelado o refrigerado, nunca a temperatura ambiente. Procure mantener la cadena de frío desde su compra hasta el momento de consumo.
  • Si son productos enlatados: las latas deben estar libres de óxido. Lea detenidamente la etiqueta y verifique los ingredientes y la fecha de vencimiento.

Cómo conservar el pescado y los mariscos:

  • Separa los alimentos crudos de los cocidos.
  • Pregunta al vendedor cuál es el tiempo máximo recomendable para conservar estos productos antes de consumir.

Proceso de cocción:

  • Lávate las manos antes de cocinar.
  • Utiliza agua potable.
  • Cocina a buen término. No es recomendable consumir pescado o mariscos crudos.