Obras del Parque de Itagüí tienen en vilo al comercio


A tres meses del inicio del proyecto, vendedores formales e informales piden a la Alcaldía que los apoye en medio de la crisis que enfrentan debido a la baja en ventas.

 

A 500 pesos el tinto, a 100 el cigarrillo. Andrea Roldán* encima la conversada y el consultorio sentimental, psicológico y hasta empresarial en el Parque Obrero de Itagüí.

Aunque sentada al lado de su carrito aparenta tranquilidad, está colgada con el arriendo de la casa, los servicios públicos esperan un pago con recargo y las ventas de tinto, confites y minutos a celular no repuntan. 

En casa dos hijos anhelan que llegue con la comida del día. Ella ya no encuentra qué más hacer como cabeza de hogar: la plata no alcanza y la reforma del Parque principal del municipio, donde había trabajado durante cinco años, demorará hasta diciembre.

Y es que, aunque comerciantes, Alcaldía y –en general– los itagüiseños concuerdan en que toda obra trae inconvenientes a corto plazo y beneficios a largo plazo, hay un amplio sector de la población afectado con el proyecto que aún cuestiona la forma como inició y están ejecutándose estas obras que ascienden a 28 mil millones de pesos.

Muestra de ello el comercio formal del Parque –representado en administradores y dueños de más de 30 negocios del sector–entregarán en los próximos días un pliego de peticiones al alcalde Carlos Andrés Trujillo y al Concejo Municipal (ver recuadro).

Entre las críticas de estos comerciantes  –y de los vendedores informales– está que no informaron con antelación del inicio de obras. Entre los pocos que sí se enteraron con tiempo de ellas fue el sacerdote Carlos Mario Ochoa, párroco de la iglesia Nuestra Señora del Rosario que también está siendo reformada.

“A mí no me cogieron las obras por sorpresa porque a finales del año pasado el Alcalde me dijo que iban a iniciar la intervención,  pero no creo que alcancen a tenerlo listo para diciembre”, agregó el clérigo.

Sobre las críticas, el secretario de infraestructura del municipio, José Fernando Escobar, respondió que cerraron todo el perímetro del Parque para tener listas las obras para el 1 de diciembre, y que el proyecto cumple con una de las promesas de campaña del alcalde Trujillo.

“Hay impactos positivos y negativos, estos últimos estamos intentando diezmarlos. Entre ellos está el desplazamiento de esta actividad (comercial) mientras se desarrolla la obra”, dijo Escobar quien añadió que –hasta el momento– no tienen contemplado ningún programa de transición para los comerciantes afectados.

Pese a ello, Alba Ligia Estrada, vicepresidenta de la Asociación de Venteros Informales de Itagüí (Asoven) confía que el Alcalde cumplirá su promesa de acompañarlos y “dejarlos trabajar”.  

“Hay que esperar sus respuestas, yo veo que las cosas se están dando y que vamos a tener una reunión cada mes”, precisó Estrada para quien es positivo el proceso de estudio socioeconómico que adelanta, entre los venteros informales, la Secretaría de Gobierno.

Según Andrea, quien ya llevó los documentos a este despacho, entre los más de 20 venteros que debieron salir del Parque, hay personas que tienen fuentes de ingresos adicionales pero la mayoría sí dependen netamente de lo que se hagan a diario.

“Yo no puedo sino esperar que esto toque fondo. Los servicios, el arriendo y la plata para que mis hijos vayan a la escuela sigo necesitándola y ya nadie me da trabajo por la edad”, dice ella con la única esperanza de que, paradójicamente, estalle la crisis social de los venteros para que por fin escuchen sus peticiones.

*Nombre cambiado por solicitud de la fuente.

Exigencias

Más de 30 administradores y dueños de locales comerciales afectados por las reformas al Parque principal de Itagüí, reunidos el pasado 22 de mayo,  convinieron enviar una carta con un pliego de peticiones a la Alcaldía municipal y al Concejo. Aquí sus tres principales peticiones.

1.    Agilización de andenes peatonales: afirman que, si toman como prioridad la reorganización de estos andenes, evitarán más accidentes de los transeúntes en el sector y lograrán recuperar un poco la clientela que fue ahuyentada por las obras.

2.    Seguridad e iluminación: pidieron mayores garantías de seguridad a la Administración pues, en la segunda semana de mayo, una papelería del sector fue atracada y una tienda que vende pollos casi corre con la misma suerte.

3.    Exigencia de una reunión directa con el Alcalde y solicitud de reducción de impuestos: Representantes del comercio formal en Itagüí llevan más de tres meses buscando una reunión directa con el Alcalde Trujillo que aún no es posible. Exigen hablar directamente con él y piden que les reduzcan impuestos en compensación por la baja de ventas. 

Carlos Mario Cano R.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Ediciones

Lea las ediciones anteriores