La médica Juana Cerra denunció que durante la cuarentena ha sido agredida al menos unas 5 veces. Recientemente encontró amenazas de sus vecinos escritas en el pasillo de acceso a su apartamento en el municipio de La Estrella. La alcaldía rechazó los hechos y pidió respeto para los profesionales de la salud.

MAYO 12| 2020

A pesar de las manifestaciones de afecto y respaldo a los profesionales de la salud que aún se escuchan todas las noches en los hogares de todo el Valle de Aburrá, las agresiones y amenazas hacia ellos también continúan. El más reciente caso ocurrió en La Estrella durante el fin de semana pasado.

La médica Juana Cerra denunció que ha sido víctima de al menos 5 agresiones desde que comenzó el periodo de aislamiento “tres veces me han empujado en la calle o me han insultado y gritado cosas como que por culpa de nosotros los médicos es que la gente está encerrada y que estamos propagando el virus”, relató.

Pero además de este rechazo en la vía pública, Cerra también recibió amenazas de sus vecinos por su labor como médica general, con mensajes que fueron escritos en una de las paredes del pasillo de acceso a su apartamento.

“Doctorcita, si no se va, la sacamos a bala, hp, no queremos infectados”, fue el mensaje que encontró Juana cuando abrió la puerta de su apartamento el jueves pasado. Pero para su sorpresa, dos días después encontró una nueva amenaza en la que le recordaban que, a pesar del apoyo de las autoridades, sigue siendo una ciudadana muy vulnerable: “ni los policías los salvan, sapos hp, váyanse”.

La familia de Cerra ha aumentado las medidas de seguridad, pero la preocupación por la integridad de la médica sigue latente, “Nos preocupa que en mi familia tenemos tres menores de edad y ellos entienden por lo que estamos pasando, ya ni siquiera dormimos tranquilos”, relató la médica.

La Administración Municipal, por su parte, rechazó los hechos, que calificó como indignantes y solicitó que se intensifique la protección al personal médico, además también pidió que se realice la investigación para que el caso de Cerra no quede impune. “Los profesionales de la salud entregan su vida todos los días para luchar contra esta pandemia, reciben aplausos y homenajes en las redes sociales, pero en las calles y en el transporte público y en sus unidades residenciales están siendo discriminados y eso no lo vamos a permitir en este municipio”, aseguró el alcalde Juan Sebastián Abad.

Por ahora la médica agredida y su familia solo piensan en mudarse a otro municipio para evitar la zozobra de convivir uno o varios vecinos que no ven en ella a una heroína sino a una enemiga.