Cuatro décadas después de su fundación, el barrio La Cruz, ubicado entre el río Medellín y la Autopista Sur, cuenta con agua potable durante el día. Las obras de acueducto y alcantarillado fueron adelantadas por EPM y beneficiarán a 1040 familias.

Su origen se dio como barrio de invasión detrás de las antiguas bodegas de Espumas Medellín. Por tratarse de un asentamiento ilegal no podía recibir inversión social de la administración municipal de Itagüí, situación que ha venido cambiando en los últimos años.

A la construcción de un puente peatonal, se fueron sumando otras obras y el pasado fin de semana las más de 4000 personas que habitan este sector recibieron el mejor regalo: agua potable las 24 horas del día. «Estamos felices porque ya tendremos agua todo el día para hacer nuestros alimentos y no tenemos que sufrir porque se vaya durante gran parte del día para hacer los destinos de la casa», dijo Claudia Cardona, habitante y líder del barrio.

Por su parte el alcalde León Mario Bedoya explicó que junto con EPM se vienen haciendo talleres de sensibilización para que la comunidad no malgaste el líquido. «Este es un proyecto que beneficia plenamente a los habitantes de este barrio que han sufrido tanto por la falta de agua. Ahora la tienen que cuidar y también ser conscientes del ahorro porque ya deben pagar la factura a EPM», advirtió.

-PUBLICIDAD-