No hay calle en Itagüí donde dejen un carro estacionado o parqueado, lo que aumenta la problemática de movilidad del municipio que padece de la falta de vías y el aumento de número de vehículos particulares que circulan a diario por el centro y los diferentes barrios.

Ya Envigado y Medellín implementaron la medida desde el año pasado con tan buenos resultados que decidieron ampliar el plazo y así sancionar y educar a los conductores que dejan su vehículo en cualquier lugar mientras realiza sus diligencias, compras, entra a un restaurante o incluso cumple con su horario laboral de ocho horas.

Por eso la Alcaldía de Itagüí anunció que desde el primero de junio los cepos, esos dispositivos amarillos que sirven para bloquear la llanta, serán utilizados por los agentes de tránsito para bloquear todo carro mal estacionado en las vías principales o en las que se especifique el “prohibido parquear”.

Según Sebastián Zuluaga, subsecretario de Control de Tránsito, la medida busca reducir el índice de mal parqueo, mejorar la movilidad vehicular, garantizar la ciclo-movilidad y el disfrute del espacio público por parte de los peatones. “No es solo imponer una sanción económica sino una social. Por eso queremos promover el uso de los parqueaderos públicos para evitar que las calles del municipio sigan siendo utilizadas como estacionamiento”, explicó.

Aunque para algunos habitantes, esta medida solo busca un beneficio económico para la alcaldía y los parqueaderos públicos, al ser consultados, la mayoría de habitantes de Itagüí están cansados de los vehículos a lado y lado de las calles, por lo que apoyan la iniciativa y piden que sea aplicada en todos los barrios del municipio.

“Fascinante. Ojalá se los pudieran también a los que cuadran en las entradas de las casas ajenas, hay gente que tiene hasta cinco vehículos entre carros y motos de un mismo dueño en una misma cuadra se llama al tránsito y no suben y si suben resultan ser amiguitos del infractor. Mano dura en las partes altas de Itagüí”, dice Jaime Martínez Chaverra, habitante de Itagüí.

“La medida es muy buena y ojalá vengan a la Clínica Antioquia hacia Auteco parquean al lado y lado por toda la calle 45 y colocan hasta baldes con cemento para que nadie los ocupe. Lo mismo pasa cerca del Hospital San Rafael y las ambulancias deben esperar para poder ingresar”, denuncia Gladys Amalia Henao.

El cepo se instalará en una de las llantas del vehículo infractor, de manera que este quede inmovilizado, hasta que el responsable pida la presencia de un agente de tránsito, quien se acercará para retirar el bloqueador y realizar el respectivo comparendo.

Asimismo, la instalación o desbloqueo de los cepos no generará cobro adicional alguno, sin embargo, el mal parqueo tiene una sanción de quince salarios mínimos legales vigentes, que corresponden a 390.621 pesos. Aunque la comunidad de Itagüí espera que los cepos sea una solución, pide mayor control a las construcciones de edificios sin parqueaderos y promover más parqueaderos públicos.

POR ALEJANDRO CALLE CARDONA