Gracias a una demanda impuesta a Envigado y a otros seis municipios del área metropolitana del Valle de Aburrá, ahora los líderes religiosos podrán movilizarse por la ciudad señorial, así sus vehículos estén en pico y placa. Hasta la fecha, el Decreto solo eximía de la medida a obispos y arzobispos.

Es así como la alcaldía de Envigado, a través del Decreto 339 de 2018, modificó el artículo que eximía de la medida de pico y placa a obispos y arzobispos, para incluir allí también a “líderes religiosos o ministros de culto o las iglesias y confesiones o denominaciones religiosas reconocidas con personería jurídica por el Ministro del Interior o autoridad competente”.

La demanda fue impuesta por el abogado Giovanni García, quien asegura haber hecho el reclamo legal porque el Decreto anterior le permitía amnistía solo a autoridades católicas, lo cual va en contra de la igualdad y la libertad de culto.

“Demandé el decreto a fin de que esa preeminencia que creó el municipio de Envigado se hiciera extensiva a ministros de culto de todas las iglesias, denominaciones o confesiones religiosas que tuvieran personería jurídica ante el Ministerio de Interior”, aseguró García a El Colombiano.

Por el momento, las alcaldías de los otros seis municipios demandados, entre ellos Medellín, analizan la posibilidad de modificar el Decreto, tal y como lo hizo la ciudad señorial.