Una vez más este corredor vial, el ingreso al Valle de Aburrá desde el Suroeste antioqueño, se convirtió en una trocha debido al alto flujo vehicular y el número de vehículos de carga que recibe a diario. Aunque es una vía nacional, el Invías brilla por su ausencia y son las autoridades locales quienes deben asumir su reparación.

En 2013 el Área Metropolitana y la Gobernación de Antioquia invirtieron cerca de cuatro mil millones de pesos para reparar 3,1 kilómetros entre Ancón y Mayorca. Cinco años después, la vía presenta nuevamente peligrosos huecos que han generado malestar y accidentes entre conductores, quienes exigieron una nueva intervención. Sin embargo, nuevamente Invías no responde a las solicitudes.

Ante esto, la Alcaldía de Sabaneta decidió reparar –de manera correctiva- los baches más críticos, aunque la solución  no es definitiva. “Esta es una troncal nacional y debería estar a cargo de Invías tal y como sucede con la Autopista Sur, pero no sabemos qué pasa. Siempre nos toca a nosotros repararla, pero esta vez se necesita una salida definitiva porque el deterioro es grande”, explicó Héctor Yepes, secretario General de Sabaneta.

Dicha dependencia destinó parte de los recursos y personal ya dispuestos para otras intervenciones en vías para la Avenida Regional y evitar que sigan creciendo los huecos. Pese a esto, esta vía permanece en mal estado, puesto que el mismo secretario Yepes, reconoce que es urgente la repavimentación de este tramo.

Ahora la esperanza recae en la ampliación de la vía Distribuidora entre Ayurá y Ancón. Pero allí, aunque el tramo en Envigado parece no tener inconvenientes, en Sabaneta se tendrá que dividir en dos por dificultades con los predios. Los conductores que utilizan a diario esta vía piden que en medio de ese proyecto, se repare, una vez más la Avenida Regional, una vía que parece ser huérfana.