Algunas personas nos han dicho que es un “proyecto muy ambicioso, que ya es tarde para emprender, que somos un equipo muy “maduro” (por la edad) …”, sin embargo, estas palabras en vez de desalentar al equipo de emprendedores de Inclusión Virtual, les ha dado fuerza para seguir adelante con su emprendimiento, dejar a un lado su retiro y poner en práctica su vocación.

OCTUBRE 28| 2020

Sandra Rivillas, Gustavo Aguirre y Nérida García son tres amigos paisas que tuvieron la fortuna de estudiar juntos Ingeniería de sistemas en la Universidad de Antioquia en el año 1992. Ellos desean poner la experiencia de toda su vida al servicio de las familias que elaboran productos en casa, ayudándolas a adquirir más clientes y pedidos a través de una plataforma digital que busca mejorar sus ingresos y calidad de vida.

Este grupo de emprendedores encontró que la Fase Descubrimiento de Negocios Digitales del Ministerio TIC y APPS.CO en alianza con la Universidad EAFIT era el camino para iniciar su proyecto, así que decidieron inscribirse.

“Nosotros queremos asesorar a los microempresarios en temas comerciales y laborales para ayudarlos a mejorar su condición de manera sostenible”, indica Gustavo, desarrollador de producto, experto en gestión de proyectos de tecnología informática y uno de los socios del emprendimiento.

De acuerdo con el Departamento Nacional de Estadística DANE, para el año 2019 en Colombia había 5.874.177 de micronegocios, de los cuales dependía la subsistencia de miles de personas en el país.

“Durante esta emergencia de salud vimos de cerca la necesidad de muchas familias, especialmente mujeres cabezas de familia, de promocionar sus productos; ahí decidimos que era el momento de pasar a la acción. Estamos convencidos de que tenemos buen conocimiento, experiencia, tiempo para hacerlo y en especial muchas ganas de ayudar”, expresa Sandra, desarrolladora del negocio, experta en gestión humana y sostenibilidad, y otra de las socias del emprendimiento.

El segmento de clientes de Inclusión virtual son personas con ganas de crecer, de aprender y que desean usar plataformas digitales para sus negocios, pero no saben cómo hacerlo. No hay mejor motivación para estos tres socios que el momento en el que los emprendedores plantean su propuesta.

Nérida García, gestora comercial y socia cuenta que “al entrevistar a nuestro segmento de clientes, vemos el amor por sus productos, la conexión con sus clientes, la pasión por lo que hacen y lo significativo que este negocio es para sus familias, vemos que no estamos tan equivocados, que podemos seguir adelante y que tenemos mucho para dar”.

Esta plataforma digital busca poner un granito de arena en la construcción de comunidades que prosperen de forma colaborativa, apoyando lo local, valorando los productos hechos en casa y generando empleo para miles de familias que a través de su negocio apalancan el sueño de mejorar su calidad de vida.