Gracias a la Escuela de Inclusión, programa impulsado por la Alcaldía de Medellín, y a las capacitaciones brindadas por el Sena, 17 personas con discapacidades físicas y sensoriales, pudieron vincularse laboralmente a Ilunion, una lavandería española con sede en La Estrella, que hace más de 30 años trabaja con ciudadanos en situación de vulnerabilidad de todo el mundo.

Estas 17 personas recibieron formación en habilidades para la vida, sociales y laborales por parte de la Escuela de Inclusión; mientras que el Sena las capacitó en lavado. El programa está dirigido a ciudadanos con discapacidades físicas y sensoriales, ya sean auditivas o visuales.

“A pesar de nuestras discapacidades, fuimos formados para el desarrollo de nuevas habilidades. Al incluirme para laborar en esta empresa pude comprobar que personas con discapacidad pueden laborar como cualquier otra”. Comenta Mayra Alejandra Álvarez, operaria vinculada.

Mientras que Julián Jaramillo, habitante del barrio Manrique de Medellín, y quien padece de una discapacidad física a causa de un accidente, opina que «gracias a la Escuela para la Inclusión y a Ilunion, en la actualidad tengo un trabajo donde me desempeño felizmente y me hacen sentir útil para mi familia y para la sociedad».