La primera contingencia ambiental del año llevó a que el alcalde de Medellín declarara la emergencia climática para poner en marcha un plan de choque en el que prevalecen medidas que incentivan la movilidad sostenible. También propuso una consulta popular por el derecho al aire limpio.

MARZO 9| 2020

Medellín se declaró en estado de emergencia climática esta mañana. El anuncio lo hizo el alcalde Daniel Quintero, quien aseguró que, además del pico y placa ambiental, es necesario un plan de choque para incentivar la movilidad sostenible en el corto, mediano y largo plazo.

“En los últimos 10 años nuestro parque automotor creció 300% y si sumamos la situación de incendios en todo el país, lo que tenemos es un empeoramiento continuo y generalizado de las condiciones de la ciudad. Esto tiene afectaciones en el turismo, en la economía y en la salud”, explicó el mandatario local.

El plan de choque contempla medidas como: la financiación de 50.000 bicicletas mediante la factura de servicios públicos de EPM, duplicar el número de estaciones de carga para vehículos eléctricos, convertir los vehículos oficiales de la alcaldía y otras dependencias a gas, sembrar 70mil árboles con los estudiantes de diferentes instituciones educativas antes de terminar este mes, implementar un plan piloto de EnCicla eléctrico, construir la ciclorruta en sentido norte-sur, y crear el ‘escuadrón anti chimeneas’ para que los ciudadanos puedan denunciar las placas de vehículos contaminantes.

Además de este plan, el alcalde anunció que llevará al concejo la propuesta de realizar una consulta popular para que sean los ciudadanos quienes decidan sobre 10 apuestas para buscar un aire más limpio para esta y futuras generaciones. En el documento se plantean posibilidades como:

  • Exigir que los camiones y volquetas de obras civiles de la administración sean a gas o eléctricos.
  • Delimitar zonas por las que solo circulen vehículos sostenibles como, por ejemplo, el centro.
  • Prohibir desde diciembre de 2022 el funcionamiento de industrias a carbón.
  • Evaluar si el aeropuerto local Olaya Herrera debe quedarse dentro de la ciudad o trasladarse a otra región del departamento.
  • Implementar otras restricciones de movilidad para vehículos diesel desde el 2025 y para vehículos de gasolina dentro de 10 años.
  • Cambiar el calendario escolar y ajustar las vacaciones de los colegios a los periodos de marzo y octubre para evitar las actividades durante las contingencias ambientales.
  • Chimeneas de empresas tendrán que tener iluminación en las noches.

Sobre los cambios que se esperan en la restricción del pico y placa ambiental, el director del Área Metropolitana, Juan David Palacio, aseguró que el acuerdo metropolitano para implementar la medida durante las 24 horas de a 5 dígitos todavía está en votación por los 10 alcaldes, por eso aún no se conoce la rotación de placas. Además, agregó, “desde el Área vamos a trabajar para que los demás municipios contemplen hacer esta consulta popular, pues en temas medioambientales, no tenemos fronteras”.

Por su parte, colectivos ambientales y concejales apoyaron el anuncio del mandatario local, pero pidieron profundidad en las propuestas, así como celeridad en la implementación de estas para mitigar el impacto de la contaminación y el efecto invernadero en la ciudad.