Es común encontrarse en los barrios o vías principales con la demolición de casas viejas para darle paso a grandes y modernas edificaciones. El sur del Valle de Aburrá es el mejor ejemplo de ello producto de su crecimiento urbanístico, sin embargo ha generado un problema: ¿qué hacer con los escombros? Itagüí padece esta problemática al ser el único municipio con contar con un lugar legal para la disposición del material residual de la construcción.

POR ALEJANDRO CALLE CARDONA

El año pasado el alcalde de Caldas, Carlos Durán, denunció la proliferación de escombreras ilegales que provocaron incluso un deslizamiento sobre el río Medellín, mientras que otras mantienen en riesgo a sectores urbanos debido a que no tienen control en la cantidad de material recibido ni un protocolo para su manejo.

Además, el primero de agosto fue cerrado el centro de acopio temporal de recepción de escombros Los Libertadores, que también se convirtió en un cementerio de vehículos y el cual está ubicado entre el cementerio Montesacro en Itagüí y el río Medellín, debido a los requerimientos ambientales por parte de la autoridad ambiental al estar cerca del afluente. Como si fuera poco, las autoridades del municipio detectaron que allí se estaba trasportando el material no solo de Itagüí, sino de los demás municipios vecinos. Una bomba de tiempo.

La problemática aumenta debido a que ni Envigado ni La Estrella ni Sabaneta tienen centro de recepción de escombros y aunque muchos constructores los enviaban a Girardota donde está ubicado el centro de disposición final, otros optaban por enviarlos a Caldas e Itagüí para disminuir costos, aunque estuviera prohibido.

Según cifras del Área Metropolitana, cada día se producen 18.000 toneladas de escombros en el Valle de Aburrá, es decir, unos 5,5 millones de toneladas al año, incluyendo el excedente de las excavaciones. Pero solo de esta cantidad, solo 1,5 toneladas áridas son aprovechadas y reutilizadas.

 

ESCOMBROS Y MOTOCARGUEROS

 

Según lo estipula la ley, todos los prestadores de aseo deben tener un centro de disposición final y en el caso de Itagüí esa empresa es Interaseo la responsable, sin embargo allí inician las dificultades. El municipio debido a su tamaño y densidad no cuenta con un lugar para la disposición final, pero sí se habilitó el centro de acopio temporal para, entre otras cosas, garantizar el trabajo de las personas que se dedican a esta actividad tradicionalmente y que en 2012 reemplazaron sus coches de tracción animal con motocarros, en un proyecto de la Alcaldía.

“Dentro de ese proceso se permitió que estos 110 cargueros recogieran los escombros que se producían en Itagüí y los llevaran al centro de acopio, pero era un tema temporal. Lo que encontramos es que el centro no se manejó adecuadamente y que se ubicaban en la autopista Sur para recibir los escombros de otros municipios. Es decir, se convirtió en un centro temporal del sur del Valle de Aburrá”, explicó el secretario Jurídico de Itagüí, Oscar Darío Muñoz.

Dora Ramos, una de las cargueras que trabaja en el oficio desde hace 20 años, desmintió que este gremio recibiera escombros de otros municipios y responsabilizó a la empresa Interaseo de llevar dicho material al centro Los Libertadores. Aseguró además, que tras el cierre, “no hemos logrado trabajar y ya no sabemos qué hacer para llevar la comida a la casa”.

 

«6 Escombreras ilegales de Caldas tienen procesos sancionatorios por incumplimientos ambientales»

 

Desde el cierre de la escombrera se han tenido varias reuniones entre cargueros, alcaldía y empresa de aseo. Aunque se había destinado un lote en la vereda Los Gómez para el centro de acopio, en el más reciente encuentro se descartó y se definió que Itagüí tendrán una central de transferencia, en la que todos los días Interaseo evacuara los escombros a Girardota, tal y como lo tenía que haber hecho desde el inicio.

“También hemos avanzado en que los cargueros formen una corporación que va a recibir la asesoría de la Agencia de Desarrollo Local para reestructurar su idea de negocio. Esto va a garantizar la viabilidad económica para estas familias”, dijo el funcionario.

Al ser consultados por CIUDAD SUR, los secretarios de planeación de los demás municipios reconocieron no contar con sitios para la disposición de escombros por falta de espacio y temas ambientales. Pero insistieron en la necesidad de que se ponga en marcha el proyecto de aprovechamiento de este tipo de material por parte del Área Metropolitana y evitar que la problemática siga en aumento.