Once adultos mayores en situación de riesgo o vulnerabilidad ya se benefician de esta iniciativa que busca mejorar sus condiciones físicas y mentales. Volvieron a sonreír. Esta es la historia.

FEBRERO 23| 2020

Para hacerle frente a la falta de empleo, el abandono familiar y social, y el deterioro de las capacidades físicas y cognitivas, la alcaldía de Sabaneta y el Centro de Atención Integral al Adulto Mayor «Plenitud» implementaron una modalidad de ecogranja en el Oriente antioqueño para la atención biopsicosocial y espiritual de esta población.

Ya son once los abuelos sabaneteños que reciben atención especializada de profesionales avalados por la Seccional de Salud Departamental, y que habitan un ambiente ecológico en el que desarrollan actividades productivas a nivel agropecuario, piscícola y avícola para potenciar su salud.

“Queremos seguir aportando a un envejecimiento cada vez más sano y lleno de vitalidad y estamos materializando un sueño, porque logramos que personas que no estaban en las mejores condiciones, pudieran estar en un sitio en el que se les valore y en el que puedan ser más productivos, haciendo lo que les gusta, trabajando la tierra”, indicó el alcalde Santiago Montoya.

La ecogranja comenzó a funcionar este año y se espera que aumente el número de adultos mayores en situación de abandono que puedan ser atendidos bajo este modelo.

Foto: cortesía