Aunque la obra terminó hace un año, aún no hay fecha de apertura al público. Alcaldía afirma que la dotación culminará en diciembre de 2018.

 POR CARLOS MARIO CANO

 Oswaldo Gutiérrez Tobón, la persona encargada de la Biblioteca Municipal Juan Carlos Montoya Montoya de Sabaneta, ya ni sabe cuántas veces le han preguntado sus usuarios por la fecha del trasteo para el nuevo edificio. Él no sabe todavía cuándo será el día, solo espera que sus usuarios más fieles –casi todos adultos mayores– alcancen a disfrutar de ese espacio que será más amplio, tendrá más luz y contará con muebles más cómodos para ellos.

Lo más probable es que Gutiérrez y sus usuarios deban esperar hasta el 2019. La Alcaldía de Sabaneta –a través de su secretario general Héctor Darío Yepes– confirmó que la dotación de la biblioteca estará lista antes de terminar este año y que, luego de ello, deberán definir el modelo de operación y el operador que se encargará de este espacio cultural.

“Próximamente sacaremos los dos procesos de subasta inversa, uno para los muebles y otro para el equipamiento tecnológico: cada uno saldrá por valor aproximado de 500 millones de pesos”, afirmó el funcionario, quien añadió que la selección de las empresas puede llegar a tardar dos meses.

Mientras tanto, la biblioteca de toda la vida de los sabaneteños, va al ritmo que le permiten sus espacios. Una de sus principales riquezas, los más de 15 mil materiales que posee, siguen prestándose a razón de 12 libros por día, según el promedio de junio pasado.

Aunque su fortaleza es la literatura, la colección ubicada en los estantes no se reduce a los clásicos:  Las 50 sombras de Grey, los más recientes libros del Centro Nacional de Memoria Histórica y libros con viajes como El Camino de Santiago están cerca de los textos de hojas amarillas que hablan de autoayuda, medicina, administración y gerencia.

“Antes la biblioteca era mucho para consultar las enciclopedias y hacer las tareas de los niños. En los últimos tiempos tenemos muchos venezolanos que vienen a inscribirse para el préstamo de libros”, dice el bibliotecario Oswaldo, quien por estos días prepara tres cursos: alfabetización digital, inglés y refuerzos de matemáticas, los cuales serán dictados con el apoyo de la Escuela de Ingenieros de Antioquia-.

 

Nuevos espacios y sede administrativa

Desde el 2016 la Alcaldía de Sabaneta analizaba los servicios que se prestarían en la nueva sede de la biblioteca. El Secretario General aclaró que ya está definido que la Secretaría de Educación y Cultura quedará ubicada en el tercer piso, dejando así el primer y segundo niveles para las colecciones y salas especializadas, y el cuarto piso para el auditorio.

“Allá vamos a tener una sala de lectura infantil que aquí no tenemos, y ojalá que tengamos también las publicaciones seriadas porque apenas nos llega un periódico que nos mandan de la Alcaldía”, afirmó el bibliotecario.

Este único periódico es la alegría de Alirio Giraldo Ríos, quien visita a diario la biblioteca desde que se jubiló. “Yo aprendí de mi papá a leer periódico y vengo aquí desde hace como 15 años. Como estaba por fuera de la ciudad desde el jueves, apenas me estoy poniendo al día con el crucigrama”, dijo don Alirio mientras llenaba de letras los cajones que dejó pendientes desde hace tres días. “Yo espero estar verdaderamente en un lugar que sí sea una biblioteca porque mire aquí el hacinamiento”, añadió este ciudadano mientras observaba los estantes y sillas ubicadas a su alrededor.

Según el secretario General, Héctor Darío Yepes, la Administración proyecta que el costo de funcionamiento anual de la nueva biblioteca estará entre los 1.000 y 1.500 millones de pesos. “Pretendemos que cueste la mitad de lo que vale el funcionamiento del Parque Cultural Débora Arango de Envigado, estamos buscando otras figuras que permitan que el operador o administrador también haga inversión”, afirmó.

De hecho, la Caja de Compensación Familiar Comfenalco, que tiene una amplia trayectoria en la administración del Centro de Desarrollo Cultural de Moravia y el Parque Cultural Débora Arango, ha venido asesorando a la Alcaldía de Sabaneta frente a la mejor manera de manejar un espacio con estas características.

Mientras pasan todos los procesos administrativos y logísticos, sabaneteños como Oswaldo y don Alirio se preguntan cuándo les cumplirán la promesa de poder disfrutar de un espacio para la educación y la cultura, que habían prometido estaría listo para finales de 2016. Ya van 18 meses de retraso y aún no se vislumbra una fecha de apertura al público. “Yo lo único que espero es que mis visitantes más fieles alcancen a disfrutarla”, reiteró el bibliotecario.

 

¿Qué dicen los sabaneteños?

“La biblioteca es una expectativa que tiene el municipio porque ha venido creciendo desmedidamente en los últimos 10 años y hay población que no alcanza a saborear la riqueza de los libros”. Esneda Fernández Campo, profesora de literatura y licenciada en Filosofía

“Espero que en la nueva biblioteca haya más computadores, espacios más grandes y con más luz”. Diego Alejandro Duque, usuario de la biblioteca

“Yo me sueño en la biblioteca un lugar para tertuliar, y que no sea solo para la gente de la academia sino para los del conocimiento empírico: que pueda ser el cimiento de un sentido de pertenencia para las personas que están llegando a Sabaneta”. María Cristina Calle, docente jubilada.