Ante el aumento de casos de coronavirus en las últimas cuatro semanas en el Valle de Aburrá y la indisciplina ciudadana, los alcaldes del área metropolitana y la Gobernación de Antioquia estudian la posibilidad de decretar el toque de queda.

JULIO 12| 2020

El Valle de Aburrá tiene más de 6.000 casos confirmados de Covid19 y concentra casi el 70% de los contagiados de Antioquia. A esto se suman las fiestas en casas, la violación de protocolos de bioseguridad y la indisciplina social en zonas comerciales y parques de los diez municipios de la región.

Algunos habitantes de Itagüí han reclamado el toque de queda para frenar el contagio, pero el alcalde José Fernando Escobar ha insistido en que, aunque la medida es necesaria,  debe ser metropolitana.

«Itagüí solo no puede decretarlo, porque por nuestro municipio pasan los habitantes de San Antonio de Prado, La Estrella y el intercambio laboral con gente de Envigado y Medellín es muy alto. Hemos dicho que es necesario un pare de dos o tres días, pero esta medida la propusimos a todos los alcaldes para ser analizada», dijo el mandatario local.

Por su parte el gobernador encargado, Luis Fernando Suárez, aseguró que el puente festivo se podría volver a la cuarentena por la vida, tal y como funcionó al inicio del aislamiento en todo el departamento. «Estamos a la espera de que el Gobierno Nacional nos aprueben si desde el viernes o el sábado, y que sea hasta el lunes festivo», explicó.

De hecho, la rotación del nuevo pico y cédula para esta semana solo está programada hasta el viernes 17 debido al tercer día sin IVA y aún se espera que se defina el resto del fin de semana.