Esta mañana las autoridades ambientales declararán como área protegida el Humedal El Trianón en Envigado y será la primera de este tipo en la zona urbana del Valle de Aburrá. Sin embargo, afectará los diseños iniciales del parque lineal La Heliodora, que hasta ahora va en su primera fase.

POR: JULIANA VÁSQUEZ POSADA - FEBRERO 26|2019

El Parque Lineal Ambiental fue inaugurado en el 2015 luego de un largo proceso en el que la Administración Municipal tuvo que afectar el uso del suelo para frenar el desarrollo urbanístico del sector y comenzar la adquisición de predios que estaban en manos de privados.

Pero con el ingreso Envigado al Área Metropolitana en 2016, la consolidación de la estructura ecológica del municipio cobró más importancia y La Heliodora, que en principio se pensó como un parque lineal con un diseño arquitectónico que permitiría el disfrute de la comunidad sin que esto afectara el ecosistema ya existente, pasará a ser desde hoy un área protegida de carácter metropolitano.

Bajo este nuevo panorama, el diseño original del parque tendría que ser evaluado y, de ser necesario, modificado, pues con los nuevos usos de suelo definidos para toda el área que sería protegida, algunas de las zonas que hoy son de uso público podrían ser reubicadas e incluso clasificadas como de preservación, restauración o uso sostenible.

El Parque tiene construida una primera fase la media luna o teatro al aire libre en el que se realizan diferentes eventos culturales, un gimnasio al aire libre, un orquideorama, uno de los tres viveros municipales y algunos senderos peatonales. También están trazados los caminos que unirían esta estancia con las otras ya diseñadas.

“Muchas cosas del diseño original podrán permanecer, otras tendrían que cambiar, pero ambientalmente es una ganancia enorme para el municipio, y la comunidad cada vez es más consciente de por qué es importante cuidar estos espacios”, aseguró el director de Ecosistemas y Biodiversidad de Envigado, Agustín Gutiérrez Henao.

Hasta ahora el Municipio ha conseguido comprar, mediante obligaciones urbanísticas, un 43% de los predios de La Heliodora. Además, como parte de parte de las acciones de intervención en estos suelos protegidos, adelanta desde ya la siembra de diferentes especies arbóreas en la zona para que a futuro pueda ser un gran jardín botánico para el aprovechamiento de la ciudadanía.