Este martes se cumplieron los primeros 30 días desde que el colectivo Túnel Verde instaló un campamento en el parque cultural Otraparte para custodiar las 24 horas del día el corredor ecológico de esta zona. Aseguran que permanecerán hasta que sus peticiones sean escuchadas.

FEBRERO 5| 2020

Desde el pasado 4 de enero, cuando se efectuó la última tala de árboles en el sector del conocido túnel verde en Envigado, el colectivo ambientalista que lleva el mismo nombre decidió instalar indefinidamente un campamento en señal de resistencia a lo que consideran una explotación irracional del espacio público y el suelo.

Durante los últimos 30 días, un grupo de aproximadamente 20 personas entre líderes de varios colectivos, activistas ambientales y sociales, y otros voluntarios de Envigado y Medellín han acompañado el campamento haciendo relevo horario para que pueda permanecer activo 24/7. Además, todos los días ofrecen programación cultural diversa abierta al público desde las 6 de la tarde.

Aunque en redes sociales ya se leen mensajes de desaprobación de esta iniciativa como “muchachos gritones” o “trabajen y dejen de entorpecer el desarrollo”, ellos aseguran que no están en contra de la obra y que su campamento es “una señal de resistencia, es un acto legítimo de participación ciudadana y es la forma en la que estamos custodiando nuestro túnel verde, porque la administración municipal ha dicho que con la tala que ya hicieron se puede iniciar la obra, pero no sabemos qué puede pasar en medio de ella o al final”, aseguró Hilda Castaño, abogada líder de este colectivo.

Como parte de la conmemoración de estos 30 días de campamento, Túnel Verde radicó varias peticiones en la Alcaldía de Envigado, con el respaldo de más de 3.800 firmas que fueron recolectadas durante las últimas tres semanas. Hasta la sede de la administración municipal llegaron todos los integrantes, quienes aprovecharon para hacer un plantón con un performance para homenajear a los árboles y a la tierra como generadores de vida.

Por ahora, las tres carpas en las que se adecuaron una pequeña cocina y un par de espacios para el descanso, así como la sala abierta en la que se reúnen todos los visitantes, permanecerán indefinidamente en el parque Otraparte hasta que la Administración municipal y la empresa transportadora Metroplús respondan a las peticiones que ya fueron radicadas.