Las condiciones climáticas no han sido favorables para la dispersión de contaminantes en las últimas horas en el Valle de Aburrá, las estaciones de medición continúan en naranja y amarillo. Pese a la inconformidad de algunos sectores, el Área Metropolitana decidió extender el estado de alerta hasta el próximo 7 de marzo.

MARZO 4 DE 2020

La alta nubosidad y poca radiación solar han impedido que las partículas contaminantes salgan de la región, el cielo permanece gris y respirar se hace complejo para las poblaciones más vulnerables. Condiciones que, según el Siata, continuarán hasta el próximo fin de semana. Por ello se extenderá en pico y placa ambiental para 6 dígitos por día. 

De acuerdo con el informe del Siata, actualmente 7 estaciones de PM2.5 pertenecientes a la red de monitoreo de calidad del aire del Valle de Aburrá, registran ICA Naranja. Al igual que dos estaciones de tráfico.

La presencia de picos nocturnos de contaminación en diferentes estaciones se debe a que los contaminantes ascienden durante el día, pero no lo suficiente como para alcanzar el tope de las montañas y ser arrastrados fuera del Valle.

Por lo tanto, la autoridad ambiental y los 10 municipios decidieron continuar con el Estado de Alerta para prevenir que la contaminación atmosférica ascienda a nivel rojo.