La nueva sede administrativa de Caldas ya es una realidad. Luego de los retrasos en las obras ocasionados por la pandemia del covid-19 y acciones populares, la nueva sede administrativa de Caldas avanza en un 98%. Se espera que en julio sea entregada.

PUBLICADO 26 DE JUNIO 2021

 Luego de retrasos en las obras por la pandemia del coronavirus y acciones populares que reclamaban la antigua Casa Consistorial como patrimonio del municipio, la sede ya está casi lista y los caldeños podrán hacer uso de esta.

Las obras, que iniciaron en el 2019, ya avanzan en una ejecución del 98% y solo faltan detalles para dar por finalizado el proyecto. Según la Alcaldía de Caldas y el Área Metropolitana, la meta es hacer entrega del centro administrativo en un mes.

“Aspiramos poder entregarle a la comunidad esta obra finalizando el mes de julio. Es una obra que ya tiene lista toda la infraestructura física, nos queda pendiente realizar la gestión del mobiliario y también la red de datos y la red eléctrica de emergencia, es decir, la planta de energía, para poder entregar este espacio que es para el servicio de la comunidad”, afirmó Mauricio Cano Carmona, alcalde de Caldas.

Uno de los propósitos de esta nueva sede, financiada en un 100% por el Área Metropolitana, es mejorar la atención al público y evitar dilatación de procesos administrativos, pues las dependencias de la antigua administración municipal estaban distribuidas en diferentes puntos del municipio, lo que hacía difícil la realización de trámites por parte de los ciudadanos. Según la autoridad ambiental del Valle de Aburrá, con las nuevas instalaciones se solucionan necesidades para el beneficio de la comunidad.

“Este es un centro administrativo que tiene un poco más de 2200 metros, tiene dos torres que comprenden un diseño que es sostenible. También tiene todas las condiciones de seguridad para los funcionarios y de accesibilidad para las personas que tengan movilidad reducida. Es un edificio que atiende todas las realidades y dificultades del territorio, pero que también está en función de mejorar esas condiciones de vida de todos los funcionarios y de la comunidad que van a visitar este espacio”, afirmó Juan David Palacio, director del Área Metropolitana.

El retraso en las obras

El edificio estaba previsto para ser entregado en septiembre del 2020, pero dos sucesos retrasaron las obras: Una serie de demandas que suspendió el proceso de licitación y la pandemia del coronavirus.

Por un lado, este proyecto reemplazó la antigua sede por problemas estructurales, pero un grupo de ciudadanos interpuso una acción popular considerando que la estructura era patrimonio municipal, lo que llevó a varios procesos legales para comprobar el valor patrimonial de la ya extinta Casa Consistorial. Finalmente, el Tribunal Administrativo de Antioquia revocó la medida cautelar que suspendía el proceso y se pudo continuar con la licitación y adjudicación de la construcción.

Por otra parte, la pandemia y las diferentes medidas implementadas para mitigar el número de contagios de covid-19, también dilataron el proyecto.

“La pandemia modificó el tiempo de entrega y dilató el proceso porque se tuvieron que montar medidas de bioseguridad, se cambió el número de personas laborando y también se presentó agotamiento de materiales, todo esto retrasó la dinámica”, apuntó Juan David Palacio, director del Área Metropolitana.

Según el alcalde del municipio, con esta edificación se logran condiciones óptimas para los funcionarios y para la comunidad, al contar con instalaciones seguras y de accesibilidad con las que no se contaba en la antigua sede.