A las 9:00 de la noche del pasado 27 de junio les llegó de manera sorpresiva a los habitantes de 36 apartamentos del Edificio Babilonia la orden de evacuar de manera urgente sus viviendas, debido a las fallas estructurales que presenta la edificación desde hace un año, pese a que fue construido hace tan solo cinco por la firma Ruiz Sánchez y Asociados.

POR ALEJANDRO CALLE CARDONA

A partir de ese momento inició el viacrucis para estas familias que tuvieron que sacar sus pertenencias a la media noche soportando el dolor y el temor de que sus viviendas sufrieran posiblemente el mismo destino que los edificios Space y Bernavento en Medellín y los cuales fueron implosionados al encontrar severas fallas estructurales. El fantasma de esas tragedias aparecía.

El Municipio de Itagüí buscó el acompañamiento del Área Metropolitana y del Departamento de Gestión y Prevención del Riesgo de Medellín para determinar las posibles causas, encontrando una falla en una de las columnas de la estructura que soporta 46 apartamentos y diez locales comerciales. Las grietas aparecieron en los pisos quinto y sexto, alarmando a los habitantes.

El constructor, según explicó Óscar Darío Muñoz, secretario Jurídico de Itagüí, había comenzado dos meses atrás una intervención con el edificio ocupado, lo que habría puesto en riesgo a los habitantes. Ante esto, se ordenó la evacuación, la suspensión de las obras y un estudio para determinar a ciencia cierta el estado actual de la estructura. Un día después, el mismo funcionario denunció que Babilonia no tenía permiso de ocupación, lo que generó más interrogantes entre la comunidad y concejales del municipio.

Aunque ha pasado un mes desde aquel episodio, todo es incierto. Aún no se conoce el estudio, el edificio permanece cerrado y el área acordonada, mientras que sus inquilinos y propietarios tuvieron que encontrar una vivienda de urgencia a la espera de una respuesta.

“No tenemos un estudio definitivo que nos permita concluir en este momento cuál es el estado del edificio. Si va a colapsar, si es suficiente con la repotenciación o si las edificaciones vecinas están en riesgo, nada está claro y cualquier cosa que se diga en este momento es especulación”, aclaró Muñoz durante un debate reciente en el Concejo Municipal.

Como si fuera poco, los propietarios continúan pagando los créditos hipotecarios, el impuesto predial y un arriendo de emergencia que supera los 700.000 pesos, “con el agravante que el vocero de la administración municipal dijo en los medios de comunicación que los habitantes estábamos recibiendo un subsidio de arriendo y nos ayudaron con el trasteo. Nada de eso es cierto y hoy todavía estamos esperando esas ayudas porque nos piden una serie de documento que mucho no tenemos cómo conseguir”, explicó Ángela Ramírez, una de las propietarias de Babilonia y administradora del edificio.

En dicho debate al que asistieron afectados y representantes de la constructora, surgieron varios interrogantes que tampoco han sido resueltos. Para el concejal Nelson Acevedo, pese a que este es un negocio entre particulares (constructora y comprador), la Curaduría 1 y la Oficina de Planeación del Municipio cometieron una serie de errores.

“Babilonia es el reflejo de lo que pasa hoy en Itagüí con la construcción. Esta curaduría está entregando licencias para proyectos en terrenos inestables, sin cumplir con sus obligaciones urbanísticas, lo que está generando que más familias se vean afectadas, las cuales se suman a las centenares que han sido estafadas con falsos proyectos de vivienda. Es urgente que se controle y que las autoridades respondan”, refutó el político.

Y es que una de las versiones que salió a flote es que debajo de la edificación pasaba la quebrada La Muñoz, la cual habría sido desviada, sin embargo el terreno no sería el ideal para adelantar un proyecto de este tipo.

El otro interrogante surgió por la atención de la emergencia y si el Municipio estaba o no preparado. Aunque Itagüí cuenta con un fondo de calamidad para cubrir gastos de este tipo, el concejal Acevedo denunció que dicho fondo no cuenta con recursos, “y por eso no les han ayudado a estas familias”.

Ante esto, el vicepresidente del Concejo, Jadinson Bustamente, le pidió a la Alcaldía atender a la comunidad afectada mientras se soluciona su situación. “Es doloroso ver cómo nuestras familias pueden perderlo todo por una serie de irregularidades y no podemos permitir que esto se siga repitiendo”, advirtió.

Ha pasado un mes desde la noche donde fueron evacuados de sus viviendas, las mismas que se convirtieron en proyectos de vida. En Itagüí esperan que la fatídica historia de Space y otras edificaciones que se fueron al piso no se repitan, pero también piden que se haga lupa en las licencias de construcción en zonas no aptas para levantar construcciones.