¿Un hotel para abejas? Sí, este nuevo espacio que fue habilitado en el jardín del Área Metropolitana hace parte de la estrategia de esta entidad para preservar y proteger a estos insectos, vitales para la polinización y producción de alimentos. Le contamos cómo funciona.
PÚBLICO 8 DE JUNIO DE 2021
En Medellín, ahora las abejas solitarias cuentan con otro refugio instalado, esta vez en el jardín exterior de la sede del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, lugar donde podrán alimentarse, protegerse y reproducirse, y de esta manera evitar su reducción en el ecosistema.
Se trata de una iniciativa con la que esta Entidad busca proteger las abejas solitarias que han perdido su hogar por causa de la deforestación, el uso indiscriminado de plaguicidas y fertilizantes, y el cambio climático, entre otras circunstancias que las afectan.
Los hoteles de abejas -construidos por lo general con piñas secas, pequeños tubos de papel o cartón, madera agujereada o cajones rellenos de ramas seca- permiten albergar diversas especies sin aguijón y les brinda un espacio para colocar sus huevos, como alternativa a la falta de hábitat por la cultura de eliminar los árboles secos. Sin embargo, su principal beneficio es que intervienen en la reproducción de las plantas como la flor y por eso son indispensables para mantener la salud de muchos ecosistemas.
El refugio también se podrán alojar libélulas, mariposas, mariquitas, avispas, cucarrones, grillos, entre otros. Cabe recordar que cerca del 75% de los alimentos que llegan a nuestra mesa son producto de los servicios ecosistémicos que ofrecen estos seres vivos.
Estas especies polinizadoras son importantes para el ecosistema sin importar su tamaño, y las abejas, esos pequeños insectos, lo demuestran con su gran aporte a la sostenibilidad del planeta y la alimentación del resto de especies, incluyendo los humanos.