La decisión servirá para desarrollar, a través de una ordenanza, acciones para la recuperación el mejoramiento de la calidad del aire y protección de la biodiversidad. Antioquia se convirtió en el primer departamento del país en declarar este tipo de emergencia.

 FEBRERO 19| 2020

El gobernador de Antioquia Aníbal Gaviria declaró la emergencia climática en el departamento para formalizar y focalizar acciones que ayudarán a proteger la biodiversidad de la región y, de paso, mitigar los efectos del calentamiento global.

La decisión de declarar la emergencia se basó en hechos recientes y críticos como los incendios forestales, pero también en otros que se han presentado por varias décadas como el aumento de la temperatura y el deterioro de la calidad del aire.

El Gobernador también defendió la medida con la que espera hacerle frente a temas críticos como el desabastecimiento de agua en la subregión del Urabá y en otras zonas rurales y urbanas del departamento, al indicar que “esta declaratoria se traduce en la construcción de una normatividad para definir mecanismos de mediano y largo plazo para las acciones que debemos tomar para hacerle frente a esta emergencia”.

La declaratoria se sumaría a nuevos elementos que se considerarán para integrarlos en el Plan de Desarrollo Departamental de los próximos 4 años con los que se comenzará a atender y mitigar la emergencia climática. Además, Gaviria también anunció que Antioquia se sumará a la siembratón propuesta por el Gobierno Nacional, con un millón 500 mil árboles, que corresponden al 30% de la meta nacional.

“El mundo entero se enfrenta a una realidad de un cambio climático acelerado y un impacto ambiental crítico y catastrófico, que impactan a millones de ciudadanos en todo el mundo y, por supuesto, Colombia y Antioquia no son ajenas a esa realidad”, enfatizó el Gobernador.