21 meses después de que se firmara el convenio que le daría vida al nuevo hospital de Caldas, la entidad sigue sin recibir los recursos para su construcción. Se esperaba que la obra estuviera lista al finalizar este año.

POR: JULIANA VÁSQUEZ POSADA | SEPTIEMBRE 27 DE 2019

Desde diciembre de 2017 se anunció la firma del convenio para la construcción de la nueva sede del San Vicente de Paul en Caldas, pero hoy, casi dos años después, los recursos aún no están en manos del hospital.

Por ahora lo único tangible es el lote de casi 13 mil metros cuadrados en la vereda Primavera, a unos 3 kilómetros del parque principal. El terreno fue aportado por la administración municipal desde finales de 2016, pues ese era su compromiso dentro del convenio.

El tiempo empezó a correr y la novela de los diseños comenzó. Lo que tardaría 8 meses terminó demorándose mucho más. Estaba previsto que iniciaran en el primer trimestre de 2018, pero la Empresa de Vivienda de Antioquia -VIVA, entidad a cargo del proceso, pidió varias prórrogas y terminó entregándolos en marzo de este año, pues “en proyectos de gran magnitud como este, ubicados en zonas de expansión y desarrollo, suelen presentarse situaciones complejas que demandan unos detalles y conocimientos que no se tienen desde el comienzo y por eso este proyecto ha requerido análisis minuciosos en muchos temas”, declaró a Ciudad Sur el entonces gerente de VIVA, Carlos Enrique Londoño Amariles.

La pelota recayó entonces sobre la secretaría Seccional de Salud y Protección Social de Antioquia, quien debía revisar y aprobar los diseños, pero además hacer el estudio de capacidad instalada del lote donde funcionará el hospital. “Los diseños presentados por VIVA ya fueron aprobados y estamos en proceso de terminar el estudio de capacidad instalada para que, una vez que pase la Ley de Garantías, se pueda adelantar el giro de los recursos”, aseguró la secretaría de Salud de Antioquia, Gabriela Cano Ramírez.

Y es que la entrega de los diseños coincidió con esta Ley e impidió, entre otros, “que la Alcaldía pudiera hacer el traslado oficial por documento del lote al hospital, que también es necesario para la obra”, agregó la Secretaria.

Al historial de trámites para que los recursos lleguen por fin al hospital todavía le falta otro capítulo: la aprobación del Ministerio de Protección Social, para lo que también habrá que esperar que pasen las elecciones del próximo 27 de octubre y se acabe el periodo de la Ley de Garantías.

El alcalde de Caldas, Carlos Durán, ha reiterado en varios escenarios la necesidad inminente de mejorar los servicios de salud de este hospital que “se quedó anclado en la historia y está desbordado en capacidad, pues servía cuando éramos 20 mil personas, pero hoy somos más de 80 mil habitantes en Caldas, sin contar a los de otros municipios cercanos. Por eso necesitamos urgentemente este hospital, porque con cada minuto que se pierde, se pueden perder muchas vidas”.

Los pacientes de Caldas y todo el Suroeste antioqueño continúan esperando por ese gran hospital de tercer nivel que hasta ahora sigue en promesa, y tendrán que seguir viajando hasta Medellín cuando requieran de procesos médicos de alta complejidad. Pasará la Ley de Garantías y veremos.