Se cumplió un año más de obras de la troncal de Metroplús en el sur del Valle de Aburrá y aunque se esperaba que para 2018 estuviera operando el sistema, hoy por hoy no se sabe cuándo finalice el proyecto. Ni siquiera se tiene una fecha para que los buses rueden en una operación parcial entre Envigado e Itagüí. Este es el panorama del proyecto.

POR ALEJANDRO CALLE CARDONA | 4 DE SEPTIEMBRE 2019

En 2010 iniciaron los trabajos en el tramo 3 en la vía de La Moda en Itagüí y el tramo 1 en la carrera 43 A en Envigado. Ambos fueron entregados dos años después, pero tras siete años los demás tramos no finalizan debido a problemas de todo tipo que enredan el proyecto de transporte masivo que se vendió como una de las soluciones a la movilidad y conexión entre los municipios más poblados del sur.

 

ITAGÜÍ

Los 4,2 kilómetros entre los parques de Las Chimeneas y Artista fueron entregados en 2012, pero las futuras estaciones se convirtieron en depósitos de basuras y sitios de rumba o consumo de alucinógenos. La Alcaldía de Itagüí y colectivos culturales adelantan por estos días una intervención a través de murales para recuperar estos espacios mientras se inicia la operación del sistema.

Pero esta no es para nada fácil. Aunque en 2016 se entregó la primera fase del tramo 4 A sobre la canalización de la quebrada Doña María, problemas en la adquisición de predios ha impedido que se culmine con los trabajos desde el parque del Artista hasta el supermercado Metro. En Metroplús aseguran que ya el proceso está avanzando para finalizar los 1,5 kilómetros, pero no dieron fecha.

Ahora el gran problema está concentrado en el tramo 4B que va hasta el sector de Ditaires, debido a los altos costos que implica la compra de los predios de Cervecería Unión y una polémica con el alcalde León Mario Bedoya, quien asegura que el proyecto es difícil que se pueda lograr en su totalidad sin un mayor apoyo de la Nación. Bedoya ha indicado en varias oportunidades que al ser dividido en varios tramos, la ejecución del contrato “se terminó sapoteando por todos lados”.

Ante esto, el Gerente de Metroplús, Andrés Moreno, explicó que “los recursos del proyecto están totalmente financiados por el Gobierno Nacional en el porcentaje que le corresponde. Lo que no está garantizado es lo que le corresponde al Municipio con el tema de predios que sabemos que son muy costosos”. Por lo que será el próximo alcalde quien decida si apostarle o no financiar lo que está pendiente.

Por ello se había contemplado una operación blanda desde finales de 2018 entre el centro de Itagüí, el corredor de Santa María, La Aguacatala y Envigado. Pero los múltiples obstáculos lo ha impedido y la empresa de transporte ya no se atreve a dar una fecha para que los buses circulen.

“Metroplús ha sido un fracaso. No han cumplido con los plazos, los trabajos han tenido retrasos e inconvenientes con los contratistas y no creemos que sea la solución definitiva a la movilidad. Además del daño medio ambiental que ha provocado el corredor de la quebrada Doña María”, refutó Reinaldo Restrepo, presidente de la Veeduría de Metroplús en Itagüí, quien advirtió además que “a este paso esto no nos tocará ni a nosotros ni a nuestros hijos”.

 

ENVIGADO

En este municipio ya fue entregado el tramo 1 de 1,7 kilómetros entre la calle 45 B Sur (límite con Sabaneta) y la calle 46 Sur (Parquecito Infantil). Además, tras varios retrasos y problemas con el contratista, por fin iniciaron las obras complementarias e instalación de semáforos en el tramo 2 A, de unos 900 metros, entre el Parquecito del Inder y la iglesia de San Marcos.

A este tramo también le quedaron pendientes, desde hace un año, un 5% de obras civiles como la demarcación vial entre las calles 31sur y 37sur, la instalación de alumbrado público, la construcción de algunos andenes, el cerramiento de lotes y hasta pavimentación. La empresa de transporte anunció que ya se contrató la instalación y puesta en funcionamiento del mobiliario semafórico para este sector de la carrera 43A, que incluye 181 semáforos vehiculares y peatonales y 6 controladores para el sistema. Se espera que antes de terminar septiembre todo esté listo.

Pero el mayor inconveniente en Envigado está en el tramo 2 B debido a la tala de 133 árboles en el famoso túnel verde y que ha generado una serie de protestas, acciones judiciales, estudios, rediseños y pronunciamientos de los tribunales. Recientemente el Área Metropolitana ratificó la autorización para el aprovechamiento arbóreo en este tramo de 900 metros entre San Marcos y La Frontera, donde están ubicados 105 árboles en el separador central, de los cuales se van a intervenir doce por el riesgo que representan o por su estado fitosanitario.

Sin embargo el mayor impacto será en los separadores laterales, donde se talarán 60 árboles de diferentes tamaños. Aunque el Área pide sembrar 286 árboles nuevos, de los cuales en el corredor serán más de 173, y que se construirán cinco pasos de fauna y grandes muros verdes, los colectivos ambientales se niegan a aceptar esta decisión.

“Es una medida que va en contravía de la sostenibilidad ambiental del Valle de Aburrá, nos parece incoherente que se autorice la tala cuando hay ausencia y escasez de árboles urbanos”, explicaron voceros del colectivo Túnel Verde, que anunció nuevas medidas legales. Sin embargo se espera que las obras, que tardarían 14 meses, se reinicien en las próximas semanas luego de siete años de suspensión y millonarias pérdidas para el Municipio.

Además, el gerente de Metroplús advirtió que también se está a la espera de que el Municipio de Envigado entregue algunos predios al final del corredor. “Los predios están identificados y sabemos que se ha venido avanzando, pero aún no los hemos recibido”, explicó.

 

MEDELLÍN

Como si fuera poco, aún es incierto el futuro del recorrido entre La Frontera y La Aguacatala, sobre la carrera 43 A, puesto que no fue incluido en el actual plan de desarrollo de Medellín y será el próximo alcalde quien defina si le apuesta a tener carriles exclusivos. De lo contrario, no se descarta una operación blanda tal y como funciona en la Avenida Oriental.

Por ahora, el mayor inconveniente es la construcción de los 1,8 kilómetros del tramo de la calle 12 sur entre las avenidas El Poblado y Guayabal, que debía estar lista en febrero pasado. Allí el contratista también incumplió y a pesar de haber tenido un plazo adicional de 186 días, el consorcio CYDCON solo ejecutó el 55,9% de la obra, por lo que iniciando agosto Metroplús terminó el contrato.

La medida se conoció después de seis meses de retraso con respecto al plazo inicial, tiempo en el que el contratista solo construyó el 96% del primer tramo, ubicado entre la avenida Guayabal y la carrera 51; menos del 50% de los tramos 2 y 3 a la altura de la Fábrica de Licores de Antioquia; y no iniciara siquiera la obra del tramo 4, que va desde el puente de que cruza el río Medellín hasta la Avenida El Poblado.

La obra empezó en diciembre del 2017 y debía ser terminada en febrero de este año. Metroplús S.A. anunció que adelantará acciones legales para que el contratista asuma la responsabilidad por el incumplimiento que hoy perjudica la movilidad de este corredor y la economía de al menos 87 comerciantes. En menos de 90 días se espera se adjudique a un nuevo contratista y las obras irían hasta el primer semestre del 2020, más de un año del tiempo presupuestado.

Por lo pronto los trancones continuarán en la Avenida Guayabal y el sector de la Fábrica de Licores de Antioquia a la espera de que se defina el futuro de esta obra, que se convirtió otro dolor de cabeza para Metroplús, al igual que toda la troncal en el sur del Valle de Aburrá.