El drama del tráfico de fauna silvestre en el Valle de Aburrá

0
128

El Área Metropolitana y Corantioquia presentaron la campaña ¡Paremos Ya!, para combatir el tráfico y tenencia ilegal de fauna silvestre en nuestros municipios. Recientemente se liberaron más de 84 boas constrictor que vivían en el Valle de Aburrá, lo que refleja la gravedad de la problemática.

El tráfico de animales ha sido catalogado como uno de los delitos que generan más rentas ilegales en el mundo. Según informes de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, en los últimos 15 años se han producido 164.000 episodios de incautaciones en 120 países, lo que equivale a un promedio de 30 por día.

En Colombia, los estudios indican que 234 especies de aves, 76 de mamíferos, 27 de reptiles y 9 de anfibios han sido afectadas por esta causa. Además, se estima que existen 1.200 especies amenazadas, pese a que el país ocupa el segundo lugar en riqueza de biodiversidad a nivel global.

Entre las especies más traficadas se encuentran: tortuga icotea, tortuga morrocoy, iguana, periquito bronceado, lora común, cotorra cheja, ardilla, tití gris, mico maicero y ranas venenosas. Otros animales, como los felinos, se ven amenazados por la pérdida de sus hábitats y la cacería.

“Cuando sacamos a los animales de sus hábitat alteramos el ecosistema. Traen los animales de otras regiones a habitar nuestros municipios, en casas, apartamentos y fincas. Hace poco liberamos 84 boas constrictor en el Magdalena Medio, la pregunta es ¿qué hacían 84 boas en el Valle de Aburrá? Tenemos que combatir esas mafias que se lucran del tráfico de fauna silvestre”, dijo Eugenio Prieto, director del Área Metropolitana.

Pero si estas no son razones suficientes, debe saber que el tráfico y tenencia ilegal de fauna silvestre es un delito tipificado en el artículo 328 del Código Penal, con penas de cuatro a ocho años de cárcel y una multa de hasta 35 mil salarios mínimos mensuales legales vigentes.

Y es que desde 2016 el Área Metropolitana ha recuperado a 22.242 individuos y Corantioquia a otros 4.190. Tras un proceso de recuperación entre las entidades  ambientales y la Universidad CES, se han liberado o reubicado 10.765 individuos; muchos otros permanecen en procesos de recuperación o hacen parte de colecciones vivas en distintos zoológicos del país.

“Solo hemos podido liberar  12 mil porque los demás tiene mutilaciones o están adaptados de vivir con los humanos. Debemos frenar esta tragedia”, puntualizó Prieto Soto. ¿Usted de qué lado está? ¿De la protección de nuestros animales o de las mafias que se lucran de su tráfico? ¡Paremos ya!