En La Estrella demuestran que no hay limitaciones para trabajar

0
887

42 personas con habilidades diferentes que fueron rechazadas en las empresas por su condición, accedieron a un trabajo formal y digno, permitiendo vivir de manera independiente, desarrollarse y demostrar que pueden ser productivos. Ese es el modelo que cada vez más se busca fortalecer en el municipio de La Estrella, al sur del Valle de Aburrá.

POR CIUDAD SUR

Esta tarea se viene desarrollando de la mano de la empresa privada y la administración municipal. Precisamente una de las empresas pioneras en la inclusión laboral que llegó a La Estrella en 2018, más exactamente al barrio San Agustín. Se trata de la española Ilunion Colombia, una lavandería y prestadora de servicios a la hostería que hace parte del Grupo Ilunion en España, creado por La Organización Nacional de Ciegos de España (ONCE).

La compañía cuenta con más de 40 años de experiencia generando empleo para más de 5000 personas con alguna discapacidad o habilidad diferente en las más de 45 lavanderías que posee Ilunión en España y desde hace un año en nuestro país, a donde llegó con su modelo Social Sostenible.

Uno de los empleados es Carlos Oquendo, quien con 22 años y una discapacidad cognitiva, nunca se imaginó trabajar en una empresa, pero desde hace casi un año recorre la zona de planchado de esta empresa internacional y a quien le pregunta, le explica cuáles son sus funciones.

“Mi función consiste en que por allá viene la ropa del túnel, hay que identificar si es grande o pequeña, y si está rota hay que apretar el botón amarillo”, explica en medio de una sonrisa y luego advierte: “yo soy muy activo y aprendo muy rápido, antes más rápido que cualquiera”, dice Carlos, quien al igual que sus demás compañeros creía que nunca tendría una oportunidad en el mundo laboral.

La filosofía de la compañía no es adaptar el trabajador al puesto de trabajo, si no, por el contrario, adaptar el puesto de trabajo al empleado, de hecho en esta empresa ya laboran personas con discapacidades físicas, psíquicas y sensoriales, el único requisito para trabajar es que pueda desarrollar la función asignada de acuerdo con sus capacidades

“Acá la única diferencia que tenemos, comparada con el resto de las empresas, es que es un proyecto social que busca insertar personas con habilidades distintas, más que un beneficio económico”, aseguró José Antonio Parra, gerente general Ilunion Colombia, quien perdió su pierna derecha en un accidente de tránsito hace más de 30 años.

Un accidente que le cambió la vida y, precisamente haber vivido en carne propia las penurias que padece esta población para conseguir un empleo, lo llevó a trabajar con y por ellas.

Ilunión Colombia les brinda a los empleados las mismas políticas de inserción y las mismas garantías laborales que tienen los empleados en España, incluso ellos hoy ganan un 5% más, con respecto al salario mínimo legal vigente en nuestro país.

Su planta tiene una capacidad para 140 empleados aproximadamente, cuenta con 2.800 metros cuadrados y un túnel de lavado con capacidad para procesar 1.500 kilos cada hora, gracias a su gran tecnología, y el Hospital Pablo Tobón Uribe es su principal cliente.

UNA APUESTA LOCAL

Pero esta no es la única compañía en La Estrella con este enfoque. La Alcaldía ha empleado durante los últimos cuatro años, en alianza con diferentes empresas, a 42 siderenses con capacidades diferentes en diversas ofertas laborales que tiene el municipio.

“Este tema es fundamental para nosotros porque nos ha permitido mejorar la calidad de vida de ellos y de sus familias porque logran sus propios ingresos. Ha sido muy bonito porque los empresarios nos han hablado de un gran rendimiento en las labores e incremento de la productividad porque son personas muy concentradas en sus funciones. Esto ha generado que muchas empresas se hayan vinculado”, explicó el alcalde Jonny García.

A la fecha otras 1200 personas han sido captadas por el registro para la localización y caracterización de ese tipo de población y están trabajando a toda máquina para que ellos puedan acceder a un empleo digno y a talleres de formación. La idea es convertir a La Estrella en un municipio pionero en inclusión laboral de personas con capacidades o habilidades diferentes.

“Ha sido una experiencia muy bonita, no solo para ellos, sino también para los demás empleados de la empresa que han aprendido el lenguaje de señas para comunicarse con ellos. Lo que hemos visto es que se han dejado a un lado muchos imaginarios que teníamos sobre los discapacitados”, manifestó Dieson, supervisor de Rejiplas, una empresa dedicada a la fabricación y comercialización de organizadores y soluciones de espacio para el hogar y que desde hace varios años tiene dos empleados con problemas de audición.

La estrategia tiene un futuro asegurado. Diferentes instituciones educativas como el Sena y el Instituto de Capacitación Los Álamos se encuentran capacitando a esta población para el empleo, puesto que muchas más organizaciones, comerciantes y empresarios se están interesando en incluir en su nómina a personas con habilidades especiales.

“Discapacidad no es incapacidad. Acá es donde estamos demostrando los valores que tenemos y lo que realmente somos capaces de hacer. Esto para nosotros es una oportunidad de vida, de tener una calidad de vida diferente”, puntualizó Doris Montoya, otra de las empleadas.