A la Catedral de La Estrella le retiraron 3000 chicles viejos pegados

0
888
dav

Llegar caminando y de forma segura al parque principal de La Estrella era toda una hazaña para los miles de visitantes, especialmente para los abuelos que pasan las tardes allí. Pero la historia para los peatones, ciclistas y hasta para los conductores, cambiará en septiembre cuando sea entregada la obra. Solo se podrán transitar a 30 kilómetros por hora, se ampliarán andenes y se eliminará la fuente de agua.

PUBLICADO 24 MAYO 2019 - POR JULIANA VÁSQUEZ POSADA

Al parque principal se llegaba en mula o por bus escalera, porque caminar por las empinadas lomas era difícil cuando La Estrella apenas nacía como poblado. Poco a poco fueron apareciendo los buses y taxis que parqueaban la frente de la catedral y en los costados de las vías adyacentes.

Hace ya 19 años el parque fue remodelado y los vehículos solo quedaron con dos vías que compartieron siempre con los peatones que hacen malabares para evitar ser atropellados si el conductor anda distraído.

Pero eso cambiará en pocas semanas. La cabecera municipal de La Estrella se está poniendo a tono con los planes de movilidad metropolitanos y por eso adelanta la construcción del proyecto “La Estrella Camina”, en alianza con el Área Metropolitana. En esta iniciativa se intervienen el parque principal y las vías de las ocho manzanas más cercanas, para mejorar la infraestructura, pero, sobre todo, para cambiar la cultura de los siderenses a la hora de compartir la vía.

A las obras no le han faltado los detractores que aseguran que, si antes los carros no cabían, con los nuevos diseños mucho menos. Las quejas de los comerciantes que han visto afectados sus ingresos tampoco se han hecho esperar y hay quienes se resisten a ver la plazoleta central del parque sin la fuente que sirvió de refugio para cientos de palomas durante años.

“Claro que la remodelación nos afecta, y más cuando hacen mucho ruido en la obra, porque la gente no quiere venir a sentarse a tomar nada si no puede ni siquiera conversar. Pero esperamos que sea por poco tiempo y que sea para mejorar”, afirmó Yuliana, una de las comerciantes de la calle peatonal.

Pero, asegura la Administración Municipal, las inconformidades y las incomodidades son parte del proceso y “estamos seguros de que el cambio, que comienza con la adecuación de las vías y la restauración del parque, es una oportunidad de transformación con la que vamos a demostrar que somos capaces de cuidar el espacio público”, dijo Ana María Ríos Restrepo, secretaria de Obras Públicas.

 

MÁS ESPACIO PARA EL PEATÓN

Aunque la obra no contempla la peatonalización de nuevas vías, sí tiene un interés prioritario en mejorar los espacios para la movilidad no motorizada. Estudios adelantados por la Alcaldía de La Estrella dan cuenta de un aforo peatonal de 10 mil personas por día en el parque principal, una cifra significativa si se compara con los datos de su población urbana de los últimos años que está alrededor de los 35 mil habitantes.

“La visión correcta es la de recuperar espacios para la gente. Queremos proteger la vida de los peatones, y mejorar la calidad del aire al desincentivar el uso de vehículos motorizados en este sector. Hoy tenemos más espacio para los vehículos cuando quienes más usan el espacio son los peatones”, agregó la funcionaria.

Desde hace algunas semanas los obreros remodelan las vías para redistribuir los espacios y señalización de corredores compartidos. Por ejemplo, se mejorarán los andenes que hoy son discontinuos y con espacio insuficiente, mientras que las calzadas se reducirán y se ajustarán las velocidades máximas permitidas dado el tráfico de peatones. Allí solo se podrá circular a menos de 30 kilómetros por hora.

PATRIMONIO Y CULTURA

Pero la remodelación de las vías de acceso al parque principal hizo que la administración municipal pusiera los ojos sobre la accidentalidad creciente de los visitantes por causa de su estado deteriorado. El parque, que tuvo su última intervención urbanística importante en el año 2000, había dejado de ser un espacio público para el disfrute y se estaba convirtiendo en un lugar en decadencia y riesgoso para la comunidad.

Y en el proceso de pensar la remodelación del parque la Alcaldía se encontró con que este es un bien de interés cultural por su componente religioso representado en la existencia de la basílica menor Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, pero también por su patrimonio ambiental y paisajístico dado que tiene árboles centenarios y, finalmente por su valor cultural y arquitectónico que ha servido como punto de encuentro para los siderenses.

De ahí que lo que en principio se había proyectado como una renovación completa terminara en un mejoramiento locativo que busca hacer del parque un lugar seguro sin vulnerar el patrimonio: no desaparecerá el monumento a la virgen ni se cortará ningún árbol.

La obra se puso en marcha desde comienzos de este año. El atrio, que es el menos deteriorado, fue el primero en ser intervenido, principalmente con labores de limpieza para retirar más de 3.000 chicles viejos adheridos al piso, con cambio de baldosas quebradas y restauración de escalas. La fuente será la gran ausente, “porque fue construida hace 18 años y no hace parte del patrimonio, por eso la vamos a reemplazar por un jardín que rodea la virgen y que existía anteriormente, para devolverle al parque sus elementos originales”, explicó la Administración.

Los árboles recibirán tratamiento en sus raíces y zonas verdes, también se sembrarán nuevos arbustos y se cambiará todo el piso de la plazoleta principal. Toda esta transformación se podrá observar mejor desde la calle peatonal contigua al parque. Hoy, desde allí solo se ve el paisaje de concreto que forman los grandes muros de las rampas de acceso y que serán demolidos para darle paso a una vista panorámica más fresca y amigable para los visitantes.

«3000 chicles viejos

fueron retirados del atrio de la Catedral»

Las fiestas de El Romeral serán la primera semana de septiembre y se espera que para la fecha los siderenses puedan disfrutar de un parque renovado y seguro, así como de vías aledañas mejoradas pese a que su ejecución a la fecha es de un 20%.

“Lo valioso de esta obra no es el cambio urbanístico, sino el cambio cultural al que estamos llamados. Ya es hora de apropiarnos del espacio y cuidarlo, con acciones tan sencillas como no arrojar más chicles al atrio, o darle paso al peatón que está en la cebra o respetar el espacio de la vía y no parquear el carro o la moto con la excusa de que no me demoro. Necesitamos cambiar el chip y respetar un espacio que es de todos”, concluyó la Secretaria.