Cada año en la época de la semana santa revive la molestia de algunos envigadeños y la polémica por la inversión de recursos en públicos en la celebración de la Semana Mayor de la parroquia Santa Gertrudis, ubicada en el parque principal del municipio.

A comienzos de este año la Corte Constitucional resolvió la última demanda interpuesta a la ley que faculta tanto a la Alcaldía de Envigado como a la Gobernación de Antioquia a destinar recursos públicos para este fin. En el caso de la Administración Municipal, las inversiones se hacen desde al menos hace diez años, ¿pero por qué y para qué?

La celebración la semana santa en esta parroquia fue declarada patrimonio inmaterial y cultural de la nación hace casi tres años “y no por su valor religioso, sino por lo que culturalmente representa para la historia de Envigado, pues la parroquia se convirtió en la centralidad social que ayudó a que los primeros pobladores se sintieran como propios de este territorio y comenzaran a sentir la necesidad de tener una administración, un gobierno propio. Fue alrededor de esta iglesia que se crearon las primeras redes comunitarias y se generó la economía local, es decir que el municipio existe porque existe la parroquia”, explicó el historiador de la dirección de Cultura de Envigado, Carlos Gaviria.

Así pues, aunque para muchos sea un despropósito invertir recursos en una festividad que tiene todo el carácter religioso, lo cierto es que con la declaratoria como bien inmaterial patrimonial, la Administración Municipal está obligada a salvaguardar y conservar los elementos culturales de esta celebración.

CONTRIBUCIÓN CULTURAL Y SOCIAL

 La congregación de la población alrededor de Santa Gertrudis se convirtió en ejemplo para la conformación de otros municipios en todo el país. Y desde sus primeros años se han preservado algunos elementos que dan cuenta del proceso de conformación del municipio, “lo que ya es una razón de peso desde lo cultural para que haya sido declarada patrimonio”, agrega el historiador.

Pero además del aporte social, está el valor del arte religioso, también promovido en todo el Valle de Aburrá, “muchas de las imágenes de otras parroquias se hicieron en Envigado”, recuerda el concejal Jorge Correa, reconocido carguero de esta celebración religiosa.

Santa Gertrudis fue la primera parroquia del Valle de Aburrá en tener la imagen del Cristo resucitado en tamaño real, que fue importado desde Francia y posteriormente copiado en otras iglesias del departamento y del país.

Desde el 2009 el Concejo Municipal incluyó la Semana Santa en la lista de candidatos a bienes de interés cultural. Ya en aquel momento la Administración destinó recursos para financiar la investigación que permitiría demostrar que la Semana Mayor de Santa Gertrudis era patrimonio cultural, objetivo que se alcanzó en el 2016. Por eso actualmente la Alcaldía de Envigado adelanta un plan de salvaguarda de esta tradición en el que se han invertido alrededor de 80 millones de pesos.

Defensores como el concejal Correa se aferran al discurso del valor patrimonial, amparados en la Ley 1812 de 2016: “sabemos que este tema es molesto para algunas personas porque Colombia es un país laico, pero esta semana santa no está declarada como patrimonio por ser de carácter religiosa sino por su valor histórico, porque tiene muchos elementos que son reconocidos como manifestación cultural y porque la misma parroquia es protagónica en la historia de nuestro municipio”.

Mientras tanto, otros ciudadanos, incluso de la misma comunidad católica, ven complejo separar lo cultural de lo religioso y por eso no terminan de entender la vinculación de la Administración con la celebración de la semana santa.

“En mi familia somos católicos, incluso mi papá fue lector de Santa Gertrudis varios años, y entiendo el valor que tiene esta parroquia, pero también está claro que la iglesia católica hace mucho rato que dejó de tener un papel importante en el gobierno y ahí es donde uno se pregunta el por qué se invierte en una celebración de estas cuando tenemos tantos problemas por resolver. Y creo que es lo que se pregunta mucha gente”, aseguró Miguel Restrepo, habitante del Barrio Mesa.

Lo cierto es que esta celebración religiosa, a pesar de sus detractores, es una de las más emblemáticas y concurridas de nuestra ciudad región por la organización de sus cofradías, imágenes y recorridos que ya hacen parte de la identidad para muchos envigadeños.

 

¿LOS DEMÁS MUNICIPIOS?

Consultamos a los demás municipios del sur del Valle de Aburrá sobre su participación en la organización de la semana santa y todas las alcaldías aseguraron que solo se presta un apoyo logístico y no a través de dineros públicos. Lo que sí es común y más en época electoral, es ver a los mandatarios, funcionarios públicos y concejales, encabezar las procesiones y demás ceremonias religiosas.