El BMX de Sabaneta sigue esperando por su pista

0
435

Este municipio tuvo una pista de BMX, eso sí, hechiza, hasta el 13 de febrero del 2015. La Administración Municipal la demolió acusando “apropiación indebida del espacio público” y con unas retroexcavadoras tiró abajo los morros y peraltes que unos gomosos de la ciudad habían construido. Pese a las promesas aún los niños y deportistas esperan para que se construya una pista adecuada para esta disciplina.

POR DEPORTES CIUDAD SUR | PUBLICADO 11 DE ABRIL 2019

La alcaldía, a través del Acuerdo Municipal 13 del 2014, firmado el 9 de diciembre de ese año se comprometió a apoyar esta disciplina deportiva y, entre otras formas, en el artículo 6 se comprometía a: “La Administración Municipal en el término de seis (6) meses, deberá suministrar un espacio provisto y adecuado para la práctica de las actividades deportivas en bicicleta para el BMX extremo”. Pero el tiempo empezó a correr, la fecha máxima, el 9 de junio de 2015 llegó, pasó y nada sucedió.

Juan Alejandro Ortega practicó el BMX desde 1999, y entre el 2001 y el 2003 compitió en la categoría élite al lado de históricos como Augusto “Tin” Castro, Carlos Mario Oquendo y Sergio Ignacio Salazar. Una racha de lesiones lo sacó de la actividad profesional, pero no de su pasión y se reinventó como promotor del deporte en el municipio. Impulsó una acción de cumplimiento a la Alcaldía Municipal cuando estaba como mandataria Luz Stella Giraldo, pero las respuestas fueron evasivas sobre uno u otro lote, nunca nada concreto.

Tras ires y venires con dos administraciones, el Concejo Municipal, las secretarías de despacho y la Procuraduría Provincial en el municipio nunca se avanzó, y Juan se cansó de esperar y empezó a actuar. Ser profesional en negocios internacionales no le aseguró nada, se quedó sin trabajo a comienzos del 2018 y se preguntó, “¿Qué quiero yo en la vida? Quiero una pista de BMX y una escuela en Sabaneta, y no voy a esperar que la Alcaldía haga algo. Entonces compré una pica y una pala y vine acá a trabajar solo por tres meses”, dice mientras que algunos pequeños dan los primeros pedalazos en los morros que él mismo construyó.

Ese lugar es en los bajos del Intercambio Vial 77 Sur. Allí, mientras se construía la megaobra, la administración municipal le pidió al contratista que hiciera una pista que sería una solución parcial, pero de poco sirvió. “Fue un remedo de escenario, que no cumplió ninguna norma técnica en los morros, distancia, ángulos, nada”, recuerda Juan.

Intervino el lugar entre enero y abril de 2018. Cansado pero con las mismas ganas buscó al alcalde Iván Alonso Montoya y logró una reunión con él, “le dije que no quería más trámites, cartas ni oficios, le pedí apoyo y me mandó una máquina y obreros por tres días y con ese apoyo logramos tener este lugar como está hasta ahora”.

Una pista con unos morros más técnicos, pero a metros de la vía Las Vegas, a centímetros de la acera y para nada reglamentaria. Allí entrena a 50 niños entre los 2 y los 17 años que están inscritos en su club, y que se ven con sus padres acompañando, riendo, corriendo y aprendiendo de bicicrós. También pasan peatones o ciclistas, que curiosos paran a mirar qué sucede allí.

La Alcaldía ya tendría un predio que se destinaría a la pista de BMX, ubicado en San Remo, pero no hay avances al respecto y aunque CIUDAD SUR buscó conocer la versión oficial no fue posible. Frente a esto Ortega solo pide a la administración que les diga si existe y los deje intervenir.

“Es un espacio que no es adecuado, una loma llena de rastrojo que no es ideal, pero si nos señalan cuál es el lote y nos dejan estar allá, cómo sea nos buscamos los recursos y apoyos y hasta sé que con los padres de familia vamos y empezamos a tener un mejor escenario y más seguro para nuestros deportistas”, asegura con la misma convicción que lo llevó a palear lo que hoy tiene como pista.

FUTURO ASEGURADO

Y es que el BMX sabaneteño tiene historia y presente. Samuel Zapata ganó el primer fin de semana de abril una plata y un bronce en la Copa Suramericana en San Juan en la categoría junior. Zapata no ha sido ajeno a este proceso de búsqueda de escenarios y apoyo en su municipio, ha regalado busos y elementos y hasta donará su tiempo y experiencia en una clínica con corredores y padres.

“Hay más de un puñado de bicicrosistas de Sabaneta que han triunfado, pero en Sabaneta no los han apoyado en nada, ellos fueron formados en Envigado, Itagüí o Medellín. Me causa indignación porque acá sacan pecho cuando ganan algo pero en formación no han aportado”, destaca el profesor, mientras saca piedras del trazado de la pequeña pista.

Y talentos se quieren formar, niños de tres años como Jerónimo Pérez disfrutan del escenario, le pierde miedo a las caídas y escuchan a Juan para luego sonreír con sus pequeños logros. Daniel, el papá de Jerónimo corre a su lado y aprende también. “Hace más o menos un mes estamos entrenando con el Club, Juan le mete una moral increíble, se le ve la pasión, las ganas de trabajar. En semana está mandando mensajes y motivando a los muchachos”, asegura el joven padre.

Y los resultados se empiezan a ver, mientras Samuel corría en Argentina, el Club Fénix corrió en la Copa Antioquia con 17 niños formados en Sabaneta y con entrenador de Sabaneta, la mayoría en semillero y miniriders. En principiantes Jacobo Jurado, un niño que se entrena en la improvisada pista, se metió a la final y terminó en el sexto lugar. Un orgullo para Ortega y un aliciente para continuar con su lucha.

Sin pista, pero con amor, el exbicicrocista seguirá adelante. Con el respaldo y acompañamiento de la alcaldía o sin él. “Yo no me rindo, voy con esto hasta el final. Hasta que uno de los niños que esté acá que quiera triunfar, quiera ir a un Mundial yo lo pueda llevar y pueda cumplir su sueño”, sentencia mientras con una mano señala a los niños que en las bicicletas sin pedales ruedan en los morros pequeños, y con la otra mueve los conos para el siguiente ejercicio.