Pese a las múltiples demandas contra la demolición de la Casa Consistorial y la construcción de la nueva sede administrativa, los recientes fallos judiciales le dieron la razón a la Alcaldía y al Área Metropolitana, entidad que adelantará el proyecto. Se espera que en la primera semana de marzo se adjudique la obra que está frenada hace más de un año.

MARZO 4|2019

El pasado 2 de febrero el Tribunal Administrativo de Antioquia, Sala Quinta Mixta, revocó la medida cautelar de urgencia proferida por el Juzgado 21 Administrativo Oral de Medellín, que ordenaba la “suspensión provisional” de la apertura de licitación pública para la construcción de la nueva sede de la Administración Municipal de Caldas.

“No existe argumentación suficiente para demostrar que los actos administrativos cuyos efectos fueron suspendidos, en primera instancia, contradijeran de forma flagrante las normas en que debían fundarse”, resolvió el tribuna.

 

Cabe recordar que ya la Alcaldía destinó vigencias futuras por 22 mil millones de pesos para el proyecto que ha generado una enorme polémica en el municipio, puesto que fue demolida la Casa Consistorial que fue construida en 1850 y que para algunos colectivos culturales debe ser reconstruida

Aunque en enero pasado el Ministerio de Cultura se pronunció sobre el pleito jurídico en torno a la demolición de la Casa Consistorial para dar paso al nuevo centro administrativo de Caldas, indicando que la antigua edificación sí podría eventualmente ser recuperada, la Administración Municipal avanza en el proceso de adjudicación de la obra y espera iniciar la construcción muy pronto.

“El último fallo nos dio la razón, demostró que estamos actuando con legalidad y por eso seguimos adelante”, afirmó el alcalde Carlos Durán, quien agregó que el proceso licitatorio avanza sin contratiempo, que ya cuentan con varios aspirantes y se espera que la primera semana de marzo debe iniciar el proceso de adjudicación.

El nuevo edificio del centro administrativo mantendrá los diseños originales propuestos, es decir que, del estilo antiguo de la Casa Consistorial Jorge Eliécer Gaitán, que para la comunidad es un bien patrimonial, no se conservará nada y se mantendrá el plan original. Al respecto, el mandatario aclaró que no se modificaron porque “fueron hechos por el área hace más de dos años y es requisito para salir a licitación tener los diseños definitivos”.

Las demandas no terminan

El viernes 21 de febrero una nueva tutela en contra del Municipio fue declarada improcedente y aún sigue en curso un proceso de acción popular interpuesto por el colectivo cultural Vigías del Patrimonio, que a la fecha no le da la razón a ninguna de las partes, sin embargo, dicho proceso no imposibilita a la Administración, por ahora, para adelantar el proceso de licitación y la posterior construcción de la nueva sede de la Alcaldía.

En medio de las acciones legales impuestas por la comunidad, está la preocupación por el riesgo que implican los retrasos en el presupuesto de la obra: “con cada nueva demanda ponemos en riesgo los recursos, que son del Área Metropolitana y están reservados para esta obra, pero si no logramos hacerla, el Área se verá obligada a invertir ese dinero en otro municipio”, agregó Durán. La construcción valdrá unos 25 mil millones y será la inversión más alta realizada hasta ahora por la entidad metropolitana en este municipio.

Mientras el proceso contractual avanza en medio de las demandas, los funcionarios de la Alcaldía ya cumplieron más de un año de reubicación en una institución educativa del municipio y, aunque “tenemos muchas limitaciones, por lo menos no estamos poniendo la vida en peligro como sí ocurría en la Casa Consistorial, donde nos llovía más adentro que afuera”.