Luego del platón que realizaron familiares de niños con discapacidad para rechazar diferentes casos de discriminación, la Alcaldía de Itagüí atendió la situación particular presentada con una estudiante de la institución Educativa Juan Nepomuceno Cadavid.

“Hablamos con la maestra y nos manifestó que la estudiante se retiró voluntariamente de la clase y eso hace parte de la flexibilización que tenemos con los estudiantes con discapacidad”, aseguró el subsecretario de Cobertura Educativa, Alejandro Orrego.

Patricia Zapata, madre de la mejor, aseguró que la docente le restó importancia al caso de su hija, pues no era la primera vez que otra compañera del curso la trataba mal para que no participara de las clases: “la profesora no hizo su trabajo con los demás niños, era su deber enseñarles y explicarles que Dana es una niña con Síndrome de Down y que su ritmo de aprendizaje es diferente. Yo sé que sus compañeros de 6 y 7 años no saben que la están maltratando cuando le dicen malas palabras, pero es la profesora quien tiene que enseñarles que, aunque Dana sea diferente, debe ser tratada con respeto, como cualquiera de los otros niños, y evidentemente no lo hizo”.

La docente estará en un proceso de descargos para exponer su versión de los hechos y aclarar el caso. “Esto es un caso aislado y es la primera vez que pasa en la Institución. Entendemos que la mamá de Dana quiera y exija más cuidados para su hija y estamos dispuestos a acompañarla en el proceso” agregó el Subsecretario.

La Juan N. Cadavid es reconocida por ser la institución educativa con más niños y niñas en situación de discapacidad física o cognitiva de Itagüí al atender al 11% de esta población.

“Todos en el colegio querían mucho a Dana, pero por negligencia de una profesora mi hija fue maltratada y no quiere volver a estudiar allí”, explicó Patricia, quien ya recibió acompañamiento del municipio para transferir a su hija a otra institución educativa cercana a su lugar de residencia.