Manuel Efraín Londoño era el silletero de mayor edad, entre quienes, en 1957 dieron origen al tradicional desfile de silleteros.  Candelario, como era conocido, falleció el fin de semana a sus 95 años su vida.

El año pasado, durante la Feria de las Flores, don Manuel Efraín Londoño cumplió su última cita con esa tradición que ayudó a forjar al lado de los campesinos de Santa Elena. Amaba la tierra que lo vio nacer.

Junto con su esposa Encarnación Atehortúa Soto, trabajó para que el desfile se inscribiera en la memoria de la ciudad, el país y el mundo. Año tras año, lució con orgullo las flores cultivadas en el jardín de su casa, en la vereda El Porvenir, donde con su esposa, crió a sus hijos. Tres de ellos son silleteros y preservan la tradición.

Sus últimos años los dedicó a disfrutar de los paisajes y de su jardín. No perdía oportunidad para enseñarles a sus nietos, vecinos, y demás personas que querían conocer del arte de cultivar las flores, los mejores secretos para cuidarlas y llevarlas al punto ideal para darles vida a las silletas.  Muchas generaciones de silleteros del corregimiento Santa Elena se nutrieron con sus enseñanzas y heredaron el amor por el campo.

El alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez Zuluaga, lamentó el fallecimiento de Candelario, agradeció su aporte a la cultura y renovó su compromiso con esta tradición.

Foto: Cortesía Alcaldía de Medellín