Tras de diez días de la caída de la banca en la vía nueva a San Antonio de Prado, fue habilitada en sus dos carriles y se normalizó la movilidad entre este corregimiento y el sector Ditaires de Itagüí. Aún se busca establecer si las obras de una constructora generaron el incidente que afectó el transporte de miles de habitantes.

Terminaron las congestiones y los trasbordos de buses para llegar a los lugares de trabajo y viviendas. La Secretaría de Infraestructura de Medellín y una constructora privada adelantaron los trabajos de lleno de asfalto reciclado para habilitar la vía en ambos carriles.

La dependencia informó que mientras que en la segunda semana de enero iniciará la construcción de un muro estructural de contención como solución definitiva y evitar futuros daños, se avanza en la investigación para establecer si las obras adelantadas por una constructora en el sector fueron las causantes de la caída de la banca.