Globos de mecha: la gran amenaza en el Aburrá Sur

0
350

No hay diciembre sin esas pequeñas luces como cocuyos que se elevan en el cielo del sur del Valle de Aburrá. La tradición globera en Envigado y municipios vecinos es centenaria, y aunque hace parte de la cultura popular, esta ha generado tragedias en familias y empresas que lo han perdido todo por culpa de las mechas que impulsan los tradicionales globos.

Pegar pliegos de papel delgado, formar figuras, enviar mensajes. Llenarlo de aire corriendo por la calle o con una tapa de olla. Sostenerlo entre todos cuando la fiesta está en su mejor momento. Empapar una mecha de trapo con gasolina, enredarla en la boca del globo y echarle fuego. Esperar a que hale y soltarlo para verlo elevar mientras los niños siguen su recorrido a la espera de que el vuelo fracase y atraparlo para ser el más teso del barrio.

Suena bonito, pero no lo es. Es quizá similar, que cuando se dispara al aire, se sabe de dónde sale el proyectil pero no dónde cae. En diciembre decenas de globos salen desde los barrios de Itagüí, Medellín, Envigado, Sabaneta y la Estrella, pero como si fuera poco, las corrientes de aire traen a nuestros municipios los elevados en el resto del Valle de Aburrá.

Por eso la época de diciembre y enero se activan las alertas en las empresas, que son las más afectadas por estos artefactos. Sin contar las casas y las montañas donde los incendios forestales arrasan con hectáreas de fauna y flora.

 

CAZADORES DE GLOBOS

En diciembre 2007 se produjo tal vez el incidente más grande en una industria por cuenta de un globo de mecha. Las bodegas de distribución del Grupo Éxito en Envigado ardió en llamas y las pérdidas alcanzaron los 100.000 millones de pesos.

A partir de allí, los empresarios de la zona, reunidos en la corporación ProSur, iniciaron la campaña de sensibilización ‘Celebra a lo bien’, mientras que cada industria decidió contratar a globeros, quienes permanecen en los techos y son los encargados de cazar los globos que representen una amenaza.

“El mensaje ha calado y la situación ha mejorado. Pero un solo globo que caiga ya es suficiente motivo para nosotros estar alerta. Las empresas, a partir de su plan de riesgo, activan para navidad cargos específicos como el famoso ‘globero’, que es la persona que se sube a los techos para cazar globos y evitar que caigan en las fábricas”, explicó Carlos Viviescaz Monsalve, director Ejecutivo de ProSur.

Cada empresa invierte en promedio 5 millones de pesos en globeros, de acuerdo a su tamaña y capacidad económica. Además en 2013 se creó la Mesa de Seguridad y Gestión del Riesgo, y se implementó una red contra incendio, planes de emergencia, prevención y plan de evacuación.

GLOBOS SOLARES

Uno de los municipios con mayor tradición globera es Envigado. Incluso la tendencia en los últimos años fue agregar pólvora para que explotara cuando estuviera en el aire, un espectáculo que retumba cada diciembre en los barrios de la periferia del municipio.

Muchos lo celebran y otros lo repudian. Varios globeros defienden esta cultura, otros han entendido las consecuencias y prefirieron realizar esa práctica en otras zonas alejadas del departamento  o cambiarla definitivamente.

Una de esas alternativas son los globos solares. El 31 de diciembre la cancha de El Dorado es escenario del Festival de Globos Solares, uno de los más importantes del país y en el que se reúnen artistas para mostrar sus creaciones que luego se elevan para recibir el año nuevo.

 

INCENDIOS Y TRAGEDIAS

Entre el 8 y 9 de diciembre se registraron dos emergencias por caída de globos de mecha sobre un supermercado en el centro de Medellín y un cultivo en el municipio de La Ceja. En los últimos 3 años, las pérdidas por incendios al sector empresarial superan los 10 mil millones de pesos.

En el 2015, pérdidas superiores a los 8 mil millones de pesos a la empresa Espumas Metroflex, en La Estrella. Destruida por completo debido a un incendio causado por la caída de un globo de mecha incandescente. 120 personas estuvieron en riesgo de perder su empleo.

El 25 de diciembre de 2016, un globo de mecha con pólvora cayó sobre la Fonda del Restaurante Palogrande en Envigado, generando un incendio de grandes proporciones que acabó con la estructura del local. Daños por más de 400 millones de pesos.

El 8 enero de 2017, una pesebrera en zona rural de Caldas fue consumida en su totalidad por la caída de un globo de mecha incandescente, por fortuna, los animales no estaban en el lugar.