La alegría y  emoción que presenta en estos momentos la hinchada más poderosa del país no tiene nombre, estar en la final del fútbol profesional colombiano por encima de los incrédulos y pesimistas que no creyeron en este Medellín, es indescriptible.

POR MAURICIO CORREA @emecorrea

Para fortuna  de los poderosos seguidores, se mantuvo un proceso aún en los momentos más difíciles del campeonato cuando muchos  se fueron en contra del equipo en especial hacia del embeleco de don Raúl y con justa razón.

Somos finalistas y ese orgullo no nos lo quita nadie, ni incluso aquellos que manifestaron que por haber quedado campeones de una Copa,  nos daban el privilegio de estar en la  Libertadores.

Estamos en la final sí, gracias a un genio de la táctica que llegó al “Equipo del Pueblo” sin tanto espectáculo ni pergamino como lo es  el ecuatoriano Octavio Zambrano quien desde ya está haciendo historia en el deportivo Independiente Medellín.

Jugaremos una nueva  final contra el Junior de Barranquilla  y si el bien obra por encima del mal, nunca nos doblegarán porque  saben más que nadie de la mano oscura que hubo cuando el Medellín quedo campeón por escasos minutos ¡La vida siempre te cobra las cosas malas que haces!

Decirle a nuestro timonel que Castrillón aunque es muy buen jugador y una de las promesas más relevantes que tiene el “Rey de corazones” no está para instancias finales, sería una ligereza y más  para quien nos ha llevado con limitaciones en la suplencia, a una final del fútbol profesional colombiano.

Estamos en la final si, y contamos de nuevo con el máximo goleador del fútbol profesional colombiano y  con un equipo que merece reforzarse con  jugadores de alto nivel para enfrentar como debe ser el próximo año la Copa Libertadores de América.

Somos finalistas y aunque tengo la ‘sagrada’ inflada, no me creo más que nadie y menos por enfrentar a un difícil rival como lo es el Junior de Barranquilla.

No somos ni seremos el hijo de nadie y menos con un David González en el arco, un Larry Ángulo junto a la magia del fútbol colombiano como lo es Ricaurte en el medio campo   y una delantera que los mismos junioristas tendrán que temer como lo son Cano y el “aguante” de Caicedo”.

Foto: