Siempre sonríe, incluso cuando las cosas parecen no salir bien porque el nivel de exigencia en su vida es alto. Pero cuando sale a la cancha, vestida de verde y la franja de capitanía en su brazo derecho, todo cambia. Carolina Arbeláez vive en Sabaneta hace una década y hace diez meses hace parte de la plantilla del equipo profesional femenino de Atlético Nacional, con el que sueña coronarse campeona del país.

POR DIANA RESTREPO

Nació el 8 de marzo de 1995 en el Oriente antioqueño. Juega de volante y se considera enamorada completamente del fútbol, deporte que desde los 7 años aprendió a disfrutar, a vivir y a saber llevar. El mismo que le ha permitido a lo largo de su trayectoria estar en el equipo de sus amores, representar los colores de nuestro país e incluso de jugar en Norteamérica, experiencia que le sirvió para afrontar con más tranquilidad cada competencia y transmitirla a sus compañeras en cada partido. Es una líder dentro y fuera de la cancha.

La pasión por el fútbol comenzó desde muy pequeña, tanto así que cada que sus padres le regalaban muñecas, Arbeláez les quitaba la cabeza para chutar al arco como si fuera un balón de fútbol.

“Fue un gusto que nació de un momento a otro, sobre todo por mis primitos porque me llamaban a jugar, un deporte que me llenó, aunque a veces no veían bien que una mujer practicara este deporte, la verdad el fútbol no tiene género y así se fue haciendo realidad mi sueño. Toda esta pasión también se la agradezco a mis papás, Irma Nora castaño  y Juan Bautista Arbeláez, que siempre me han apoyado. Ellos son mi motivación, cuando juego pienso en ellos y eso es lo que me ha permitido estar aquí cumpliendo mis sueños, porque la fortaleza que me transmiten es indescriptible y la disciplina que me inculcaron fue vital para esta carrera y espero poder, como todas lo soñamos, alcanzar el título con Nacional”, confiesa Arbeláez.

En Rionegro vivió hasta los 7 años, luego se trasladó con su familia para Sabaneta, donde le gusta vivir. “Recuerdo mucho vivir en Rionegro porque el resto de mi familia está allá, parte de mi infancia fue allá, pero yo los visito cada que puedo. La verdad vivo muy tranquila y feliz en Sabaneta”, destacó la capitana nacionalista, quien vive con sus padres y dos hermanas.

Sus inicios en el fútbol se dieron en el San Isidro, en Sabaneta, un equipo en el que solo jugaban hombres. Luego pasó al  Club Futsasa – Fútbol Sala de Sabaneta donde jugó con niñas para luego ser llamada a la selección de Fútbol de Salón y de Fútbol Sala. Tiempo después comenzó su carrera como futbolista profesional cuando conoció a  Liliana Zapata, fundadora de Formas Íntimas, quien la invitó a jugar en este equipo cuando tenía 13 años. Debutó como profesional en 2016 con Envigado y este año llegó a Atlético Nacional con el que llegó a la final de la Liga Femenina y que perdieron desde los penales contra Atlético Huila. Una dura derrota.

“Hago un reconocimiento especial al profesor Diego Bedoya y a su equipo de trabajo porque ellos se preocuparon porque siempre estuviéramos como familia, pienso que el éxito de esa gran campaña  el semestre pasado fue esa unión y trabajo en equipo, lastimosamente no se logró el título, fuimos subcampeonas en nuestra primera participación en la Liga Femenina de fútbol, pero seguimos preparándonos para alcanzar nuestros sueños, queremos ser campeonas, queremos representar a Colombia en la Copa Libertadores”, manifestó la mediocampista.

Su carrera ha sido brillante, casi perfecta por no decirlo de otra manera. Juega en el equipo del que es hincha y hace parte de la Selección Colombia en todas sus categorías desde 2012, cuando jugó el Suramericano de Bolivia y la clasificación al Mundial de Azerbaiyán con la categoría sub 17. Desde allí fue llamada a todas las categorías de la tricolor, Sub 20, sub 23 y la de mayores.

Pero no todo es fútbol. Su rutina y disciplina le han permitido ser ordenada, responsable y con muchas aspiraciones. Después de cada jornada de entrenamiento se conecta al mundo digital para adelantar trabajos de universidad a distancia: “Gracias a una beca puedo estudiar Entrenamiento Deportivo enfocado en Gerencia y Marketing en la Universidad Iowa Central de Fort Dodge, en Estados Unidos. Allí tuve la fortuna de salir campeona de los Juegos Nacionales Universitarios, obteniendo una beca completa, así que por internet hago unos cursos, tomo materias, estudio y eso me ayuda mucho”, indicó la volante Verdolaga, quien también está aprendiendo a tocar ukelele.

Sabe de la exigencia de ser capitana y dar ejemplo a sus compañeras. Ahora  está entrenando con Atlético Nacional, preparándose para lo que se viene el próximo año, “pongo todo en manos de Dios, pienso en mi familia, en disfrutar este deporte, salgo a la cancha a hacer lo que más me gusta. Siempre doy gracias por esta oportunidad”, finalizó la capitana quien este año recibió una condecoración especial por parte de la Alcaldía de Sabaneta por su desempeño como deportista y de la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales como la mejor jugadora de la Liga en 2018.

LA TRAYECTORIA

  • Selección Colombia sub 17, convocatorias y preparación para el Sudamericano sub 17, (Bolivia 2012, Clasificación al Mundial de Azerbaiyán 2012).
  • Mundial de Azerbaiyán 2012, selección Colombia sub 17.
  • Categoría sub 23, Juegos Bolivarianos, Chiclayo Perú 2013, Campeonas.
  • 2014 – Selección Colombia – Copa América de Ecuador. Clasificación al Mundial de Canadá 2015 y Juegos Olímpicos de Río 2016.
  • Categoría sub 20, Sudamericano Uruguay 2014.
  • Selección Colombia categoría de mayores, Juegos Panamericanos 2015.
  • Selección Colombia de mayores, Juegos Olímpicos de Río 2016.