Un año después de lo prometido, el tramo 2A de Metroplús ya fue habilitado para el paso vehicular, entre el parque principal y la iglesia de San Marcos. Ante los continuos incumplimientos del constructor y la terminación del contrato, la alcaldía decidió terminar los trabajos y en menos de una semana finalizó la obra.

En la mañana del sábado 27 de octubre sorprendió la presencia del alcalde Raúl Cardona en el sector, quien llegó acompañado de obreros y maquinaria de la firma ACASA, el contratista encargado por la Alcaldía para finalizar por fin las obras. “Tomamos el control del frente 3, trabajamos las 24 horas del día para poner en servicio lo más rápido posible la carrera 43 A porque ya se viene diciembre”, dijo el alcalde.

La decisión fue respaldada por todos los habitantes, comerciantes y concejales de Envigado. “Así es se deben enfrentar esta situaciones. A grandes males, grandes remedios. Felicitó al alcalde por su acertada decisión”, indicó el ciudadano Wilmar Palacio Pérez.  “Respaldamos la decisión tomada por el alcalde Raúl Cardona de continuar las obras del tramo 3 de Metroplús tras los incumplimientos de esta empresa. Es necesario culminar este proyecto por el bien de nuestro municipio y habitantes”, manifestó el concejal Jorge Correa, uno de los más críticos de este proceso.

Los trabajos se hicieron a doble jornada con 22 obreros y ocho máquinas, y en menos de una semana de haberse reiniciado los trabajos, los vehículos ya pueden transitar por la vía, lo que será un alivio para la movilidad y la economía del municipio. Precisamente  son los comerciantes y conductores los más felices con la decisión.

Según explicó Andrés Moreno Múnera, gerente de Metroplús, estas obras no generaron sobrecostos. “El valor del contrato es de cerca de 28 mil millones de pesos y al anterior contratista se le canceló lo ejecutado hasta el 30 de septiembre cuando terminó su contrato. Lo faltante que cercano a los 2.500 millones de pesos se ejecutó con la nueva empresa”.

Termina así un año de suplicios, de incumplimientos y millonarias pérdidas económicas. Ahora el municipio tendrá un respiro y disfrutará de una temporada decembrina sin congestiones y un comercio reactivado.