Los vecinos y comerciantes vieron con sorpresa cómo fueron taladas las diez palmas gigantes que rodeaban la sede de la Cámara de Comercio de Aburrá Sur y las tres que habitaban su interior. Según información entregada por la Secretaría de Medio Ambiente del municipio, la decisión se tomó por el alto riesgo que representaban para la comunidad y la infraestructura.

Las emblemáticas palmas ya eran parte del paisaje del centro de Itagüí, pero de estas solo quedan los troncos talados. ¿Cómo es posible que en medio del problema de contaminación que tenemos tales todas las palmas? Se preguntó indignado un habitante del municipio.

La tala le fue autorizada al Municipio por el Área Metropolitana a través de la resolución N° CM6-08-1932, “debido al alto riesgo”. El pasado fin de semana, al ser indagado en el Concejo Municipal, Luis Arturo Guarín, subsecretario de Medio Ambiente, explicó que ya se tenía registro de varios incidentes con la caída de algunas hojas de las palmas, lo que ponía en riesgo a la comunidad y la sede de la Cámara de Comercio, especialmente en temporada de lluvias y fuertes vientos.

“La Cámara de Comercio hizo una solicitud al Área Metropolitana y se obtuvo un informe técnico. Las tres palmas que estaban en el interior eran necesarias por obras de ampliación y las diez ubicadas en el exterior ya representaban un riesgo”, dijo Guarín.

Aunque el funcionario explicó que por cada palma talada serán sembrados tres árboles en el sector y zonas aledañas, varios sectores sociales y defensores ambientales manifestaron su descontento al no ser socializada la decisión y aseguraron que analizarán las medidas legales para evitar que se sigan talando más árboles en la zona urbana de Itagüí.