Quince mujeres empleadas de la empresa textil Integrated Apparel Solutions S.A. (IAS) se declararon en protesta por sus derechos laborales, y desde hace cuatro meses custodian día y noche las instalaciones de la empresa para que ésta no sea liquidada. Dicen que les deben pagos atrasados, cesantías, vacaciones y primas.

POR: PRENSA RURAL

La empresa IAS, que en el año 2009 llegó a tener 1.300 empleadas, se vio afectada por la crisis económica que viene sufriendo este sector a causa del contrabando de telas que llegan de China, Bangladesh y Vietnam; pasando a tener 90 trabajadoras en el año 2014, y en la actualidad, debido a los despidos masivos, solo cuenta con las quince empleadas en sindicato, algunas de ellas hasta con 30 años de labor en esta fábrica.

“Lo que hay aquí es un desconocimiento sistemático de derechos laborales, es decir, una empresa que se comenzó a colgar con las obligaciones laborales, a no pagar cesantías,  no pagar vacaciones, a no liquidar trabajadores que se iban; una serie de incumplimientos que terminan finalmente con la liquidación”,  explica Fabio González, abogado de las obreras.

Mientras esperan recibir el pago que por ley les corresponde, las empleadas se turnan para custodiar las instalaciones de la empresa, con el fin de evitar la venta de las pocas máquinas que aún se encuentran al interior, porque según ellas, si no se toman la fábrica, les venden las máquinas que son su única garantía de pago.

Aunque el sindicato lo conformaron el 18 de mayo, fue el 27 de junio, dos días después de que la Superintendencia notificara la liquidación, cuando las obreras textiles decidieron ponerse en custodia de la empresa, apoyadas por la Centra Unitaria de Trabajo, otros sindicatos, movimientos sociales y estudiantiles.

Dicen que ahora que conocen la ley se siente respaldadas y más fortalecidas para continuar en pie de lucha por sus derechos como trabajadoras y su dignidad como personas.