En Caldas preocupa el alto consumo de licor

0
284

Es una realidad y aunque aparentemente pasa desapercibida, existe preocupación por esta temible enfermedad en Caldas: el alcoholismo.

Quizás la persona que está leyendo este artículo y más si es uno de los ya casi 80 mil habitantes con los que cuenta este municipio del sur del Valle de Aburrá, no habrá notado que existe un consumo abusivo de bebidas alcohólicas por un gran número de sus pobladores.

No se ven, pasan por su anonimato y muchos creen que son aquellos pocos que habitan día y noche en el parque principal y que se denominan ‘Chirrincheros’ los cuales se caracterizan por consumir alcohol puro. No, no son solo ellos los que les preocupan a la Secretaría de Salud municipal, pues no pasan de diez y  están plenamente identificados.

Al consumo excesivo de licor muchos lo tratan con humor y otros tantos se ufanan por considerarse un “berraco” bebedor tal cual le pasaba a Pedro Pérez* (nombre cambiado por su mismo anonimato como alcohólico) quien nos cuenta la cruda realidad del alcoholismo en Caldas.

“En nuestro municipio hay un alto número de personas con una latente enfermedad que es incurable y con una gran ansiedad de ingerir alcohol que poco a poco se va a convertir en un problema de salud pública”, me cuenta ya con la sobriedad que ha logrado gracias a la red de apoyo que ha encontrado en uno de los tres grupos de alcohólicos anónimos que existen en este municipio. Sí, tres.

“Pertenezco al Grupo Caldas, el cual está conformado por unas 50 personas entre los 20 y los 75 años de edad. Usted no me va a creer pero hoy en día hay más mujeres alcohólicas que hombres y en especial por jóvenes que no alcanzan ni los 20”, continúa con su relato.

Según Rosa*, otra alcohólica anónima que pertenece al grupo Tradición 3, la problemática ha venido creciendo no solo con las bebidas embriagantes sino con el ‘perico’. “A nuestra comunidad llega gente pidiendo ayuda porque ha perdido el control por su adicción. El aumento de negocios y población en Caldas ha dado pie para que se aumente el número de personas alcohólicas”.

Y no es para menos, en el solo perímetro central de Caldas donde se incluyen los sectores de La Locería, la Calle del Comercio, el Parque y las carreras 49 y 50,  existe un registro de más de 80 sitios legalmente constituidos donde se expenden licores que de una u otra manera ayudan al incremento del consumo de bebidas alcohólicas y por ende el alcoholismo.

Las cifras

El más reciente documento elaborado dentro del convenio entre el Ministerio de Salud y Protección Social y la Universidad Nacional de Colombia, indica que el consumo de riesgo o perjudicial de alcohol en Colombia afecta a 673 mil jóvenes entre 18 y 24 años, lo que equivale a casi 20% de la población en esa franja de edad; 645 mil personas entre 25 y 34 años, equivalentes a 15% de la población en esa franja de edad; 495 mil personas entre 35 y 44 años, o 12% de la población en esa franja de edad; 394 mil personas entre 45 y 65 años (8%), y 195 mil personas con edades entre 12 y 17 años (6% de los menores en esa franja) –SIC-

Los habitantes de este municipio cuentan con tres grupos de alcohólicos anónimos que se denominan: Caldas, Tradición 3 y Unidad y Servicio, a los cuales asisten un promedio de 200 consumidores. Esto sin contar el alto número de individuos que ingresan al hospital San Vicente de Paúl por situaciones relacionadas con el consumo nocivo de alcohol donde semanalmente acuden entre tres y cinco personas para ser atendidos por esta problemática.

El análisis lo podemos con base en las cifras del Ministerio de Salud interpretarlo de la siguiente manera: Caldas con una cifra aproximada de 80 mil habitantes  nos indica en términos de consumo de sustancias psicoactivas que el 86% de la población general con edades entre 12 y 65 años ha consumido alcohol alguna vez en la vida (prevalencia de vida).

Entre los hombres la prevalencia de vida es 90% y entre las mujeres es 82%. La prevalencia anual o consumo de alcohol en el último año es 61% en la población general, siendo entre los hombres 72% y entre las mujeres 52%.

La prevalencia de consumo de alcohol en el último mes es 35%, siendo 46% entre los hombres y 25% entre las mujeres. Esto es, de cada 10 habitantes del municipio de Caldas mayores de 15 años, casi nueve han consumido alcohol alguna vez en la vida, seis lo hicieron en el último año y un poco más de la tercera parte lo hicieron en el último mes.

La voz oficial

Para el secretario de Salud del municipio de Caldas, Juan Carlos Sánchez Fernández, quien es médico de profesión y especialista en toxicología, la problemática de alcoholismo que enfrenta su municipio es preocupante. “Desde el área de salud pública hay unos lineamientos que pasan por el orden nacional, departamental y municipal para enfocar esta situación, así como la farmacodependencia y todo lo que tiene que ver con las sustancias de abuso.  Caldas se debe acoger a esa política que es directriz nacional pero no la tiene”.

Esto, según explica, porque que hay un limbo con este tipo de situaciones por parte de las Entidades Administradoras de Planes de Beneficio-EAPB las cuales deben invertir en la prevención, tratamiento y la desintoxicación para este tipo de individuos. Lo que el municipio podía hacer antes ya no lo puede hacer hoy en día porque hay unos recursos que los deben asumir las EPS dado que el alcoholismo está catalogado como una enfermedad.

“Hay una problemática en Caldas de alcoholismo que es el mismo reflejo del área metropolitana. Nuestro municipio ha tenido una participación importante en el número de botellas de licor que se toman anualmente o por lo menos en las que aparecen reflejadas como vendidas por la Fábrica de Licores de Antioquia”.

Según el doctor Juan Carlos Sánchez cada vez es constante el arribo de personas de todas las edades que llegan a la Secretaría de Salud pidiendo atención en este tipo de problemática. Ante esta situación la administración municipal ha establecido una estrategia que involucra al  hospital  de Caldas para generar todo un programa preventivo sobre el consumo de alcohol dirigido a las diferentes comunidades con la ayuda de los líderes sociales. De igual manera se llega a los colegios donde se cuenta los riesgos que puedan pasar desde el punto de vista de salud mental.

Los que se identifican con problemas de alcoholismo, que requieran o que necesitan ayuda son remitidos  al hospital para tratamiento con médico o a su EPS. “Hay mucho desconocimiento y estamos tratando de organizar una ruta de acceso para que la gente sepa claramente que hay que hacer cuando se presenta una problemática de alcoholismo con un familiar o un ser querido”

Están ahí, usted quizás no los ve,  pero en Caldas se evidencia un alto consumo de licor y por ende de personas que padecen de una enfermedad que se llama alcoholismo.

Por: REDACCIÓN CIUDAD SUR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here