La eterna historia de Metroplús en Envigado no parece tener fin. La empresa de transporte activó un plan de contingencia para lograr finalizar en el menor tiempo posible las obras en los cinco frentes en los que fue dividido el tramo 2A en escasas diez cuadras, luego de que el contratista incumpliera con el cronograma de las obras que van a la mitad.

El próximo 1 de octubre vence el contrato de obra número 61 de 2015 entre Metroplús S.A y el consorcio colombo mexicano Gaico-Hycsa para la construcción de este tramo entre las calles 39 sur y 31 A sur sobre la carrera 43 A en Envigado. Sin embargo, el contratista no cumplió los plazos, la obra está en un 70 por ciento y solicitó un plazo de cuatro meses más para terminarla.

El nuevo plazo, que aún no ha sido aprobado, vencería en enero del próximo año y sería la puñalada final para decenas de comerciantes que han visto cómo sus ventas se han reducido en más del 50% durante los 16 meses de obras, polvo, calles y aceras bloqueadas, congestión y pocos clientes.

Lo que pocos se explican son las razones para que dicho consorcio que se ganó la adjudicación del contrato no cumpliera con los plazos. Según la interventoría que presentó su informe recientemente en el Concejo de Envigado, la obra tuvo problemas de ejecución en el traslado de redes y la mala planeación de las obras. Aunque se argumentó que los hallazgos arqueológicos y las lluvias fueron las causantes de la demora, dichos argumentos no fueron suficientes para el revisor del contrato.

Dicho tramo fue divido en cinco frentes. El pasado 31 de julio tenía que haberse entregado el frente número 5 y el pasado 5 de agosto el número 4, pero ninguno ha finalizado, lo que generó el malestar de las autoridades, comerciantes y la comunidad que padece los traumas viales y que no ve avanzar un proyecto que fue vendido como una de las mayores soluciones de movilidad en el municipio.

Ante esto, el nuevo gerente de Metroplús, César Hernández, anunció un plan de contingencia para terminar los tramos 4 y 5 y entregar lo más pronto posible a la Alcaldía de Envigado las áreas culminadas. Mientras que en los frentes 1, 2 y 3,  se analiza con la interventoría para saber cuál es el nuevo plazo que se le puede adjudicar al contratista, que tendrá que asumir los sobrecostos.

Pero la mayor preocupación son los pocos obreros trabajando ante la falta de pago por parte del contratista a las firmas subcontratadas. “Hay falta de pagos a subcontratistas, estamos supervisando el pago a personas que hace presencia en la obra. Además, para facilitar el flujo de caja vamos a pagar cada 15 días por cada acta de obra aunque normalmente se hace cada mes y así garantizar los recursos”, explicó Hernández.

Concejales del municipio cuestionaron la ejecución del proyecto que ya cumple 10 años sin lograr su objetivo y exigieron tomar los correctivos necesarios para garantizar la movilidad. “Esto es un desastre, no hay otro calificativo que pueda explicar lo que ha pasado en este proyecto. Desde hace diez años lo estamos advirtiendo y creíamos que los errores del primer tramo no se iban a repetir pero vemos que no aprendimos”, indicó Jorge Correa, presidente del Concejo.

Para el Gerente de Metroplús, que apenas analiza los avances del proyecto, “es un dolor de cabeza que se padece en la contratación pública cuando un contratista que no tiene capacidad locativas se gana un contrato, pero eso pasa en Envigado, en Medellín y en las demás ciudades lastimosamente”.

Hernández es la octava persona que asume la gerencia de la empresa desde su nacimiento, por lo que desde el Concejo Municipal le piden que logre por fin terminar el proyecto que intenta conectar con Medellín e Itagüí, a la espera que se defina también el futuro del tramo 2B que ya ajusta pérdidas por más de 7 mil millones de pesos.

Mientras que se define el nuevo plazo en el tramo 2A, el concejal Correa compulsó copias del informe de la interventoría a la Personería y Contraloría a la espera de que inicien procesos para determinar las responsabilidad del contratista, que sin duda le incumplió a Envigado.

Por: Alejandro Calle Cardona

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here