No valieron los reclamos, ni los movimientos en redes sociales ni protestas en el parque principal. La estructura poco a poco fue demolida tal y como está en el cronograma de la Alcaldía de Caldas que pretende tender una sede más moderna.

La cuarta vivienda más antigua del municipio ya es historia ante los ojos de algunos ciudadanos y líderes culturales que se opusieron al proyecto, al manifestar que la construcción debía conservarse y recuperar para el patrimonio del departamento.

“La ley dice que se tiene que conservar este tipo de construcciones, pero a la alcaldía no le importó nada. Es una lástima que estemos acabando con el patrimonio del municipio”, dijo Dorian Flórez, reconocido artista local.

Por su parte la Alcaldía de Caldas advirtió que todo el proceso se está llevando de acuerdo a la normatividad y que la decisión se debe al mal estado estructural de la vieja casa consistorial, que según el informe presentado al Área Metropolitana, presentaba un alto riesgo a los funcionarios y visitantes.

Se espera que la nueva alcaldía esté lista finalizando 2018.

Foto: Cortesía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here