Itagüí le dice adiós a los viejos buses

0
1810

El primero de agosto la movilidad de Itagüí colapsó por cuenta de la protesta de los propietarios de al menos 111 buses de las empresas Rápido Santa María y Automóviles Itagüí, quienes reclamaron falta de garantías dentro del proceso de modernización del transporte público en ese municipio. De mil 41 buses que prestaron tradicionalmente el servicio en Itagüí y San Antonio de Prado, quedan 350 integrados en Solobus.

El pasado 20 de agosto se cumplió el plazo a propietarios de buses de Itagüí para integrarse al nuevo sistema de transporte colectivo, luego de que sus tarjetas de operación vencieran y se adelantaran una serie de negociaciones con el Área Metropolitana, entidad responsable de regular el transporte en la región.

Los vehículos permanecen estacionados en los distintos parqueaderos a la espera de una solución definitiva. Por eso la incertidumbre se apoderó de conductores y propietarios por saber el futuro de sus inversiones, buses y puestos de trabajo. Aseguran que en el proceso de negociación no se ha respetado lo establecido en  el convenio con la Alianza MEI, lo que pone en riesgo su patrimonio.

De las siete empresas que circulaban por las calles del municipio, solo dos presentaron inconsistencias y causó tres años de intensas luchas jurídicas e incluso manifestaciones. Sin embargo todo parece aclararse porque según el abogado de los propietarios de buses ya el Área Metropolitana tiene en su poder un acuerdo que de aprobarse se solucionaría la situación para los propietarios de 55 vehículos en Automóviles Itagüí.

“Pese a que el convenio decía que por cada 2,8 cupos en las antiguas empresas, se otorgaría uno en el nuevo modelo, Automóviles Itagüí le estaba exigiendo cuatro cupos en las rutas Yarumito y San Pío, y 2,5 cupos en San Francisco, para otorgarle uno en Solobus. Eso era un atropello y fue lo que generó tres años de protestas y demandas al Área Metropolitana”, explicó el abogado Carlos Londoño.

La propuesta de cuota de racionalización que se espera sea aprobada contempla que para las rutas de Yarumito y San Pío los propietarios entreguen tres cupos a cambio de uno en Solobus, mientras que para San Francisco, la relación es dos a uno.

Por su parte, la negociación de los propietarios en la empresa Rápido Santa María avanza en diferentes caminos. “Ya cinco entraron a Solobus con las mismas condiciones logradas para Automóviles Itagüí, otros 28 están negociando la venta del cupo y se está cerca de un acuerdo. Los restantes están negociando de manera independiente”, indicó Londoño.

De esta forma, finalizaría el proceso que busca sacar de circulación más de mil buses que rodaban por las calles de Itagüí de las rutas de este municipio, así como las de San Antonio de Prado y La Estrella, que conforman la Cuenca 4. Ahora solo son 350 modernos vehículos con los que se busca una solución integral a la movilidad.

“No habrá más plazos para que se integren a esta modernización que es necesaria para lograr un impacto positivo en la movilidad y en la conservación de medio ambiente”, indicó Viviana Tobón, subdirectora de Movilidad del Área Metropolitana.

Además, la Alcaldía de Itagüí explicó que el nuevo modelo de Solobus permitirá a los usuarios contar en el futuro  con tarjeta única que ayude a evitar y prevenir también el pago de extorsión, “logrando con esto un transporte más confiable y con mejor garantías”.

Los propietarios que deseen ingresar al sistema deberán adquirir el vehículo que tiene un costos de 237 millones de pesos, valor que podrá ser asumido tras la venta de los antiguos buses o de créditos. Ahora la mayor preocupación son los conductores, quienes no tienen garantizado su futuro, pese a que muchos son vinculados a la Alianza MEI y al Solobus. Se espera que esta semana se defina qué pasará con ellos y con el nuevo sistema que ya rueda por las calles de la cuenca 4 del sur del Valle de Aburrá.

Alejandro Calle Cardona

periodicociudadsur@gmail.com