Alejandro Segundo Suárez encontró la muerte cuando viajaba en su bicicleta sobre la Avenida Santa María en Itagüí en la madrugada del 29 de junio. El conductor de un vehículo no lo logró ver y lo embistió, provocándole la muerte en el instante. Alejandro era de una de las miles de personas que a diario intentan movilizarse en bicicleta por el Valle de Aburrá en medio del peligro que eso representa.

Aunque desde las autoridades locales y metropolitanas se promueve el uso de la bicicleta como medio alternativo de transporte para aliviar el tráfico y contribuir al medio ambiente, las garantías para los bici usuarios son pocas pese a los programas que se desarrollan en algunos municipios.

Actualmente existen 80 kilómetros de ciclorrutas en el Valle de Aburrá, de los cuales 45 se encuentran en Medellín, y otros tantos en Envigado y Sabaneta, en el sur del Valle de Aburrá. Para este año, el Área Metropolitana pretende construir otros 22 kilómetros y dejar los diseños finalizados de otros 57,6 kilómetros que quedarían para el 2018. Por su parte, en Medellín la meta es tener otros 80 kilómetros.

La Alcaldía de Itagüí anunció una inversión de 4.140 millones de pesos y antes de finalizar julio  comenzará a construir apenas los primeros 2,25 kilómetros para conectar la estación del metro Envigado con el parque Artista, el centro del municipio y la estación Itagüí. Además, este trazado conectará con la ciclorruta que se construirá paralelo al tramo de Metroplús. Pese a esto, los ciclistas se quejan por la inseguridad en vías como la calle 36 hacia Ditaires y San Gabriel, así como en el centro y la Avenida Santa María.

Ante esto el alcalde de Itagüí, León Mario Bedoya, explicó que uno de sus proyectos será intervenir estas dos vías. “Queremos mejorar las aceras que es una de las mayores necesidades, pero también unirlas con ciclorrutas. Tendríamos que reducir el espacio para las vehículos, pero ese debe ser el camino para mejorar la movilidad y por eso EnCicla llegará al municipio con 16 estaciones”, advirtió.

En Envigado, por su parte, ya hay una infraestructura desde hace cuatro años por el centro y los barrios Dorado, Mesa y San José. Allí también llegará el programa EnCicla con 17 estaciones y se construirán otros 3,5 kilómetros de ciclorrutas: El tramo 1 contempla la conexión entre el parque principal con la quebrada La Ayurá, mientras que el tramo 2 es una conexión entre el Barrio Mesa con los barrios Obrero y La Magnolia.

Aunque según el director del Área Metropolitana, Eugenio Prieto, Sabaneta es experimental, se espera que allí también se aumenten los kilómetros gracias a las ciclorrutas que tendrá la ampliación de la vía Distribuidora hasta Envigado. “Vamos a tener 120 kilómetros de ciclominabilidad entre Barbosa y Caldas. Unos de los epicentros será el sur del Valle de Aburrá, mientras que en Medellín el foco será en la zona norte donde tendremos un circuito entre las universidades de Antioquia, Nacional, con Ruta N, el Estadio, el ITM y Pascual Bravo”, contó Prieto.

Sin embargo, en Medellín no paran las críticas por el poco avance en la construcción de los 80 nuevos kilómetros prometidos por el alcalde Federico Gutiérrez, de los cuales 20 tendrían que ser construidos este año para integrarlos con las más de 50 estaciones de EnCicla que existen actualmente y las otras 40 que tendrá el sistema que cuenta con un promedio de 10 mil viajes al día. Pero para expertos, los avances son nulos.

“Es incomprensible el poco avance para cumplir con las metas plateadas de desarrollar 20 Km por año en esta administración. Así mismo evidencio falta de voluntad política para integrar la bicicleta al SITVA, entidades como el Área Metropolitana y el Metro saben lo que tienen que hacer hace años, sin embargo temas como la accesibilidad, señalización y cicloparqueaderos no se llevan a cabo”, lamentó Carlos Carvajal, uno de los promotores más fuertes en el uso de la bicicleta.

Juan Camilo Gómez, Gerente de Movilidad Humana, aceptó que solo se han construido tres kilómetros, pero se espera tener 12 más listos y 30 planeados antes de finalizar este 2017, mientras que el próximo se avanzará en la planificación de los 15 restantes para llegar a 60 que se entregarán en 2019.

Pero ese no es el único obstáculo, según el estudio Medellín Cómo Vamos, el 50% de los usuarios de la bicicleta se sienten inseguros. En este punto coinciden varios ciclistas como Diego Gómez, quien utiliza a diario su bicicleta para moverse de su casa al trabajo. “La verdad no es seguro andar por las calles por la cantidad de carros y la falta de cultura de los conductores”, lamentó.

Mientras el Área Metropolitana y alcaldes buscan reducir la velocidad en algunas vías para pacificarlas, los usuarios de las bicicletas reclaman celeridad en las obras y mayor conectividad entre las ciclorrutas para viajar sin problema por todo el Valle de Aburrá a bordo de una bici sin arriesgar la vida.

Por Alejandro Calle Cardona

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here