Calles de Medellín, la marca de ropa que cuenta la ciudad

0
1060

“Son las calles en las que vivo, sobrevivo; son las calles que he recorrido mil caminos;
son las calles en las que nací, crecí, sentí; son las calles de Medellín”. Esta canción del rapero envigadeño Maestre que cumple por estos días diez años, sirvió de inspiración para una marca de ropa urbana que se toma los barrios de la ciudad y el país.

Es común toparse con alguien que porte una prenda de Calles de Medellín, creación de Diego Andrés Mesa o “Maestre”, Sergio Marín y Juan Fernando Palacios, que busca generar identidad y amor por nuestra ciudad.

“Los raperos contamos lo que pasa en la ciudad, pero no teníamos ropa que reflejara eso. Muchos utilizaban camisetas donde decían que amaban New York, París u otras ciudades, pero nunca a Medellín. No quisimos poner solo el nombre de la ciudad porque no decía nada y fue en la canción donde encontramos una identidad”, narra Diego.

El primer artista que usó una prenda de Calles de Medellín fue el rapero Kiño, el mismo que actuó en la novela “La vendedora de rosas”, y aunque al inicio la gente miraba con extrañeza la marca, con el tiempo se posicionó como una de las preferidas no solo por los raperos sino por jóvenes y adultos en el valle de Aburrá.

Fue tal la acogida, que el grupo creativo tuvo que diseñar varias prendas, registrar la marca y abrir sus propias redes sociales. “Calles de Medellín nace de nuestra marca madre Afrosoul, pero no quisimos uniformar a la gente y constantemente estamos sacando más diseños de camisillas, camisetas, gorras y busos. Ya tenemos línea para mujeres y ahora iniciamos con la infantil”,  explica Maestre, desde la tienda ubicada cerca al Parque Biblioteca Débora Arango de Envigado.

“Calles de Medellín es una marca que identifica nuestra cultura, nuestras tradiciones y que resalta el colorido de nuestra bella villa. Salga usted a la calle y en cada barrio va a encontrar a alguien portando una prenda de estas. Ya es una marca muy nuestra, ya está en el corazón y en los gustos de todos los paisas”, indica Juan Morales, amante de la marca.

Para este grupo de comunicadores, la ropa es una forma de contar la ciudad, de posicionarla y generar identidad y amor por ella. De esta forma, Calles de Medellín se toma los barrios de la ciudad, pero también otros países del mundo, donde a través de la ropa conocen lo mejor de Medellín.